CRÓNICA. PROGRAMA DE LA ONU EXPONE CASO DE TUNTANAIN

Cultura indígena para erradicar la pobreza

Nuevo modelo de sostenibilidad usa conocimientos de pobladores para innovar, fortalecer y tecnificar sus vidas.

Cultura indígena para erradicar la pobreza
GIULIANNA CAMARENA - PNUD PERÚ
  • Fecha Sábado 19 de Octubre del 2019
  • Fecha 1:34 pm

Extendiéndose por cerca de 350 mil de hectáreas de bosque tropical, en la región Amazonas, se encuentra la Reserva Comunal Tuntanain (RCT) y sus 22 comunidades socias, un espacio donde el territorio se cogestiona entre los pueblos indígenas y las autoridades nacionales, en aras de la protección de la diversidad biológica y cultural y del bienestar de su población originaria. En el Perú, aproximadamente 200 comunidades indígenas, alrededor de 40,000 personas, distribuidos en 10 Reservas Comunales, viven en territorios como Tuntanain, lo que ha significado una salvaguarda crítica para hacer frente a la pérdida de bosque y la acción climática.

Sin embargo, los desafíos que enfrentan para ejecutar sus planes de vida y sus planes maestros continuando las tradiciones históricas que las vinculan al territorio, son grandes. Tuntanain se encuentra en la provincia de Condorcanqui (Amazonas), un espacio de vibrante potencial vinculado a su posicionamiento territorial, conocimiento histórico y gran biodiversidad. No obstante, según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística e Información (2013), los tres distritos que componen la provincia (El Cenepa, Nieva y Río Santiago) tienen una incidencia de pobreza superior al 50 %, más del doble que el promedio nacional.

Esto se refleja además en inseguridad alimentaria y severas limitaciones en el acceso a servicios críticos para el desarrollo, como educación, salud y agua limpia y carencia de infraestructura. Esta aparente contradicción entre la magnitud del potencial y la complejidad de los desafíos hizo que Tuntanain se convirtiese en uno de los territorios de mayor prioridad para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y sus socios, entre ellos el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (SERNANP).

Por ello, desde el año 2015, la Reserva Comunal se ha ido convirtiendo en el núcleo del desarrollo de un nuevo prototipo de gobernanza territorial, basado en la horizontalidad en la toma de decisión y la innovación en medios de vida sostenible, lo cual ha permitido gestionar de manera más integrada la inversión pública y acelerar la generación de ingresos y el cierre de brechas. Este modelo está basado en los planes de vida y el plan maestro del área protegida, que plasman la cosmovisión indígena en las prioridades del desarrollo, que son recogidos por el gobierno subnacional para su implementación.

A través del mismo, se promueven alianzas público — privadas para traer inversión pública al territorio y se contribuye al alineamiento de recursos públicos basado en la articulación intersectorial. Asimismo, se canaliza el conocimiento indígena para la innovación en el fortalecimiento y tecnificación de medios de vida sostenibles. Hoy, a través de este modelo, se han logrado movilizar y alinear más de PEN 7 millones adicionales para la provincia de Condorcanqui (2018–2020). Solo en los últimos dos años, el nuevo modelo de gobernanza ha permitido incrementar los ingresos de las comunidades de Tuntanain en más de 160 %, con importantes externalidades vinculadas a la formalización del trabajo, la seguridad alimentaria, el mejoramiento de capacidades, el equipamiento de las actividades productivas y el fortalecimiento organizacional y de la gobernanza basada en las comunidades. La mejor gestión de recursos también ha contribuido a una dieta más saludable, una familia promedio ha pasado de consumir proteínas avícolas 2 veces al año a 8 veces por mes.

Finalmente, el impacto en la protección de los paisajes es notable: 12 nuevos acuerdos de conservación y desarrollo, han sido generados que representan la base de la sostenibilidad en las cuatro actividades productivas que implementan las comunidades (Shiringa, cacao fino de aroma, aves menores y piscicultura) y del fortalecimiento de la gobernanza, con un fuerte componente de innovación, dinamizan hoy la economía local y la gestión integral del territorio.

La transformación de Tuntanain recién comienza, pero este modelo representa una referencia escalable de dinamización del desarrollo territorial sostenible para diversas instancias en la medida que facilita respuestas frente a desafíos centrales que presentan ámbitos similares del territorio nacional, caracterizados por el aislamiento, la pobreza, limitadas capacidades de los actores nacionales y la alta sectorialidad de la gestión pública. En ese sentido, el PNUD ha iniciado un proceso de escalamiento en otros territorios vulnerables y escenarios complejos, que va más allá de las áreas protegidas. (Álvaro Beltrán).

TRABAJAR HASTA MORIR

“Voy a trabajar con la shiringa hasta que me muera. Me da mucho gusto porque este trabajo no mata el cuerpo. Los que trabajan en la (tala de) madera sí matan su cuerpo. Por eso quiero que mis hijitos y mi señora aprendan”, dice a la Agencia Alemana de Prensa (dpa), Geremías Apikai, del pueblo indígena awajún que trabaja con el árbol desde 2015.

APRENDIZAJE

PNUD Perú busca encalar en los centros poblados y comunidades ubicadas en zonas de frontera, de tal forma que el proceso de aprendizaje continúe y se acelere el avance hacia una nación donde, verdaderamente, nadie se quede atrás.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



Top
Esta es la lista final de candidatos al Congreso por Lima

Esta es la lista final de candidatos al Congreso por Lima