Fernando Ampuero: “Me identifico como un testigo permanente”

Dice que la vida es una combinación de aventura, acción, reflexión y cuestionamiento.

  • Fecha Domingo 18 de Agosto del 2019
  • Fecha 11:01 am



Cautivado por la narrativa de los escritores Antón Chéjov y Guy de Maupassant, Fernando Ampuero se sumergió en el relato corto. Con los años, decidió escribir cuentos realistas y fantásticos, que lo llevaron a publicar títulos como ‘Caramelo verde’, ‘Puta linda’, ‘La bruja de Lima’, y su más reciente trabajo, ‘Jamás en la vida’.

Al ser consultado sobre su percepción de la vida, respondió que para él es una combinación entre la aventura, acción, reflexión y cuestionamiento, aunque “no importa el orden”. Desde la tranquilidad de su hogar, Ampuero se identifica como un testigo permanente, lo que le permite plasmar diferentes historias en papel.

-En la nota preliminar de su libro ‘Jamás en la vida’ anticipa que es un conjunto de cuentos “cortísimos”. ¿Fue por un motivo especial?

Ese preámbulo alerta al lector sobre la infrecuencia de cuentos cortos en mis libros, aunque estos, de hecho, existieron. ‘Maida Sola’, un cuento de mi primer libro, es un buen ejemplo, pero en libros posteriores tengo otros bastante breves: ‘Cuestión de táctica’, ‘Claudia’, ‘Historia de la sábana y el vaso de agua’; muy pocos, por cierto. Lo habitual en mi obra han sido los cuentos largos o las ‘nouvelles’. En cuanto a si hubo un motivo especial en este libro, reconozco uno solo: escribir en corto es un reto.

-¿Cómo nacieron estas historias, donde prevalecen las experiencias perturbadoras?

Como cualquier escritor, suelo apuntar datos sobre situaciones y personajes que me intrigan. Y, bueno, una mañana, después de publicar ‘Lobos solitarios’, revisé tales datos. Y de pronto, como gobernado por un hechizo, me senté a escribir un cuento tras otro. Algunos, quizá por influencia de mi libro anterior, provenían de experiencias íntimas, autobiográficas. ‘Jamás en la vida’, sin duda, es el más representativo, pero luego me aventuré en otros terrenos. Salvo dos historias, todas las demás fueron escritas en dos meses.

-De estos cuentos, ¿alguno podría convertirse en novela o ha tenido la idea de ampliarlos?

No, ninguno. Podría hacerlo, claro, pero por ahora no me interesa. Prefiero dejarlos como ensoñaciones pasajeras. Mi tendencia natural es acortar los textos, no estirarlos; un amigo dice que hoy escribo cuentos destilados.

-Su libro `Puta Linda´ tiene un final inesperado. ¿Hay títulos que lo han dejado pasmado?

Me alegra que le haya gustado ‘Puta linda’… Y, sí, hay libros que me han maravillado, desde luego. Voy a citar algunas ficciones fascinantes y breves, que, a mi criterio, tienen alma de cuento: ‘La casa de las bellas durmientes’, de Kawabata; ‘La sirena’ (Lighea), de Tomasi de Lampedusa; ‘Desayuno en Tiffany’s’, de Capote; ‘De hombres y ratones’, de Steinbeck; ‘Los cachorros’, de Vargas Llosa; ‘El extranjero’, de Albert Camus; ‘El gran Gatsby’, de Scott Fitzgerald; ‘El viejo y el mar’, de Hemingway. Esas lecturas no solo me asombraron, también me ayudaron a comprender la belleza de la vida.

-Después de ‘La bruja de Lima’, ¿está trabajando en otro volumen de su proyecto memorístico?

Debo estar trabajando en algo, aún no lo sé. Mi mente siempre trabaja sin que yo me dé cuenta, de modo que no puedo darle una respuesta. De lo que estoy seguro, en todo caso, es que cuando me decido por un tema y una forma determinada para expresarme quedo bastante sorprendido.

-¿De qué forma podría definir la vida?

Como una combinación de acción, reflexión, cuestionamiento, aventura; no me importa el orden. Digamos que miro a mi alrededor y luego escribo; leo libros y eventualmente escribo; viajo y otra vez escribo. Soy muy humano, en el sentido de que me identifico como un testigo permanente. Es decir, mi naturaleza me obliga a dar cuenta de cómo me afecta la presencia de todo lo existente. Ah, pero cada día me irritan más los teóricos que pretenden señalarnos cómo debemos vivir.

LIBRO QUE PREFIERE DEL NOBEL PERUANO

-Con respecto a la Feria Internacional del Libro, que tuvo a Mario Vargas Llosa como eje central, ¿cuál es su libro preferido del Nobel?

‘La ciudad y los perros’ y ‘Los cachorros’. Esas son para mí dos obras maestras, pero, ya se sabe, Vargas Llosa nos ha dado otras obras igualmente extraordinarias como ‘Conversación en La Catedral’, ‘La guerra del fin del mundo’, ‘La fiesta del chivo’, etcétera.

POR JUAN C. ÁNGELES M.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook Twitter.








Top
Keiko Fujimori permanece internada en clínica por problemas cardiacos

Keiko Fujimori permanece internada en clínica por problemas cardiacos