Implementan complejo cultural para la población de Márquez
A+

En el año 1985, el Monseñor Ricardo Durand, llegó con palos y lampa a cercar un terreno en el Asentamiento Humano Márquez en el Callao, diciendo a la población que “al costado de una iglesia, debe haber un colegio” y así es que el 24 de junio de ese año se creó la Institución Educativa Parroquial “San Juan Bautista”.

“Este es un terreno que tiene 1700 metros cuadrados, donde antes todo era tierra. Con la ayuda de los padres de familia y la Diócesis del Callao es que hemos ido avanzando y abriendo el colegio, donde nuestras únicas aulas en ese entonces eran unos contenedores”, contó Hayley Revoredo, directora del plantel educativo parroquial.

Los estudiantes son niños de 3, 4 y 5 años de edad del nivel inicial, a quienes se les enseña, además de las materias curriculares; inglés, danza, ballet, como también los valores y la nueva evangelización. Para este año han dado un paso más, donde enseñarán el primer grado de primaria. “Nosotros queremos llegar a enseñar en los niveles de inicial, primaria y secundaria. Y este año ya arrancamos con el primero de primaria”, resaltó Hayley.

Pero uno de los objetivos trazados ya está en construcción, se trata de un complejo cultural donde se ha unido el terreno que ocupa la iglesia que lleva el mismo nombre y la institución educativa, con el fin de brindar un especio de cultura y valores para toda la población.

“La idea es que este colegio crezca a nivel de complejo. Ya estamos en la construcción de las aulas polifuncionales donde queremos impartir el arte y la cultura, trabajar con la población donde los niños aprendan el ballet, danzas folclóricas, artes marciales, instrumentos musicales, canto, entre otros y así la comunidad se siga beneficiando”, comentó Miguel Martínez, director general de las Instituciones Educativas de la Diócesis del Callao.

El colegio parroquial cuenta con una gran aceptación por todos los vecinos de Márquez, donde dejan a sus niños en dicha institución y son formados desde pequeños, con valores y respeto. “Aún no terminan las clases y en octubre ya empieza la matrícula para el otro año y en noviembre ya no hay vacantes”, comentó Hayley Revoredo

La idea es de crear un semillero de buenos niños que cuando sean adultos cambien a la sociedad, más aún en una zona vulnerable como Márquez, donde la delincuencia viene ganando terreno.

“Hace años tuvimos dos niños matriculados aquí donde el papá, por cosas del destino, está preso, pero sus hijos nunca dejaron de asistir a sus clases. La mamá tuvo dos hijos más y también estudian aquí, ese demuestra la confianza y que sus herederos no sigan por esos errores que cometieron sus padres”, recordó la directora del plantel.

El sueño de la I.E.P. San Juan Bautista es de ser un gran colegio, donde se enseñe a los niños desde inicial hasta que terminen la etapa escolar, llenos de valores y espiritualidad, para así cambiar una sociedad que poco a poco se viene desintegrando.

Grandes colaboradores

Para poder hacer este nuevo complejo que estará listo a mediados de julio del presente año, se demolió la iglesia y ahí se está haciendo un auditorio para 400 personas, que a su vez funcionará como parroquia los días domingos. El gran apoyo de la población quienes trabajan en la edificación de este complejo cultural, no se realizaría si también fuese por la empresas privadas y entidades internaciones quienes nos apoyan, tal es el ejemplo de la Embajada de Japón, que donó tres aulas para que los pequeños alumnos puedan estudiar con una mejor infraestructura, y como el colegio quiere seguir creciendo, la empresa Repsol apoyará con la construcción de tres nuevas aulas. Por otro lado, Pluspetrol donó tubos que fueron traídos por la empresa Cepsa desde la Amazonía y que son utilizadas como columnas en lo que será el nuevo auditorio, así también el apoyo de la Diócesis del Callao al mando del Monseñor José Luis del Palacio y todo aquel que quiera sumarse.

TODO SIRVE

El padre Ángel Cisneros manifestó que las mesas, sillas y juegos son donados por otras instituciones, donde se recupera y se les da un buen uso al inmobiliario, incluso juegos didácticos que son muy útiles para los pequeños.

Christian Moreno Sánchez – [email protected]