La Escuela Nacional de Bellas Artes celebra cien años de historia
A+

Creada en septiembre de 1918, la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú (Ensabap) consagró el dominio de múltiples disciplinas y el desarrollo cultural del país. Por sus pasillos han transitado insignes artistas como Daniel Hernández, José Sabogal, Miguel Baca Rossi, Víctor Humareda, Ricardo Grau, Andrés Molina, Tilsa Tsuchiya, Leslie Lee Crosby, entre otros, quienes se desvivieron por formar profesionales especializados en pintura, escultura, grabado, conservación, restauración y docencia, todas sustentadas bajo el eterno dibujo.

Con motivo de conmemorar el centenario, la Asociación de Artistas Plásticos y Visuales “Kámaj’ runa, hombres creadores” ha organizado una exposición que reúne a los más distinguidos autores que pasaron por esta casa de estudios. La muestra se titula “Primer Salón Nacional de Artes Plásticas” y participan más de 80 egresados, en mérito a la calidad de su trayectoria. EXPRESO conversó con tres de ellos para que compartan sus recuerdos más entrañables, por el aniversario de su alma máter.

Para el creador José Aldana Sullón, su ingreso a la Escuela le permitió conocer el arte en su máximo esplendor. “Allí conocí de lo que se trata la buena pintura, es todo aquello que nos dice algo a primera vista e impacta. Esto viene de los grandes maestros; cómo no impactarse con ‘La Gioconda’ o las obras de Van Gogh. Sin duda, un arte que conmueve y que refleja el arduo trabajo del pintor. Para mí, el objetivo principal de la pintura es descargar nuestras emociones. Los problemas económicos quedan al margen, porque hay una entrega absoluta”, señaló.

También se refirió a la evolución en el proceso de enseñanza y al cuadro que escogió para la muestra. “Durante mi época en Bellas Artes, los maestros se enfocaban en la práctica más que en la teoría, ya que nuestra vida trascurría solo en el taller. En la actualidad, el pensamiento de las artes plásticas ha cambiado, porque está más ligada a la investigación y la exploración de nuevos colores. Por ello, elegí el cuadro que representa el rescate de las culturas prehispánicas y, sobre todo, de la iconografía de la Chavín. El material recopilado lo ubico en un contexto actual y trato de presentar al Jaguar como el guardián de la riqueza cultural”, agregó.

Asimismo, para el pintor Antonio Caro, la Escuela representa alegría y nostalgia, ya que fue el lugar donde conoció a su esposa. “Recordar trae cosas lindas y tristes, y toca fibras escondidas, porque allí encontré a mi compañera de viajes por más de 20 años, que hoy ya no está. Tengo orgullo de decir que compartí los mejores momentos de mi vida con la escultora Esperanza Morales y es un alivio saber que la obra de ambos perdurará”, afirmó. Además, resaltó la importancia del esfuerzo en todas las disciplinas. “En Bellas Artes nos enseñaron que para triunfar hay que hacer. Sin duda, el trabajo es lo que hace al maestro, aunque con el pasar del tiempo se han manifestado nuevos procesos”, reflexionó.

De igual manera, el escultor Pablo Yactayo, dio detalles de su obra elegida para esta muestra. “Esta escultura es especial porque fue hecha exclusivamente para celebrar los 100 años de Bellas Artes y tiene como título ‘Decodificación andina, ancestro contemporánea’. He tratado de presentar diversas etapas históricas del Perú, como la época de nuestros ancestros; el desarrollo de la luz estética que logra la formación del arte; la geometría que nos permite esculpir el rostro y, finalmente, los tiempos modernos. Ese es el proceso que ha dado forma a la historia, representado gracias al trabajo de la piedra”, sostuvo.

HORARIO

La muestra estará disponible hasta el 28 de septiembre, en la Sala Nasca del Ministerio de Cultura (Avenida Javier Prado Este 2465 – San Borja).

Geraldo Capillo

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.