La poderosa herramienta del marketing digital
A+

Las redes sociales tienen un papel muy importante en la vida de las personas, ya que a diario miles y miles de usuarios comparten su vida a través de ellas. Sin embargo, las empresas también están inmersas en este mundo, y se estima que más del 80% de las marcas están incursionando en el video marketing actualmente.

Este formato de contenido, es un medio ideal para llegar a todo tipo de público en las redes sociales y captar rápidamente la atención del usuario. Es así que surge un nuevo concepto a tener en consideración, el social video.

¿Qué es video marketing? Es un tipo de video con fotos y música que tiene como objetivo principal promocionar un producto o servicio. Estos videos se adecúan a la plataforma y al público que ésta conlleva. Un video para Facebook  puede tener un enfoque distinto que uno pensado para Instagram.

El social video tiene un segmento demográfico muy importante, abarca desde usuarios de dieciocho a treinta y tres años de edad y esto no es casualidad. Los jóvenes emigraron su atención de la televisión hacia los celulares, donde el video es una moneda corriente por su capacidad de conectar con el espectador.

Estos videos deben generar algo en el público, ya que las redes sociales requieren un contenido auténtico y sobre todo, actual. Estudios afirman que los videos tienen mucha fuerza y que los usuarios naturalmente se muestran más receptivos a recordar un video con fotos y música antes que un texto.

Año tras año, el consumo de videos no para de crecer, en 2016, el consumo de video promedio por semana era de 4.28h, al año siguiente, la media subió a 5.75h y en el año 2018 el crecimiento fue notorio, 6.75h semanales. Además, los videos que más gustan en los usuarios son aquellos que están presentes sus marcas preferidas.

A la hora de crear vídeos con fotos y música se deben tener en cuenta varios factores. Generar interacciones es fundamental para lograr conectar con los usuarios, y debe ser algo que ellos puedan y deseen compartir, que sea útil y se sientan identificados.

Cada red social tiene un algoritmo diferente. Se debe adaptar el contenido y el mensaje de acuerdo a la plataforma. Por ejemplo, un video con fotos en Facebook está pensado para permanecer por mucho tiempo, mientras que en Twitter la atención se centra en lo que sucede minuto a minuto. A veces menos es más, y si bien cada red establece su “duración estándar” un video breve es siempre la mejor opción.

El video con fotos y música debe empezar fuerte y atractivo, ya que los abandonos en los primeros segundos de video son frecuentes. Por eso, es importante captar al usuario en los primeros instantes. Para lograrlo, se debe convertir al usuario en el protagonista. Vivimos en un mundo lleno de contenidos y rápidamente podemos identificar que va con nosotros.

Sin dudas, esta herramienta cobrará cada vez más importancia con el paso del tiempo. Si bien ya hace un tiempo que el enfoque de la web estaba direccionado estrictamente a los jóvenes, hoy en día no hay un rango etario definido. Más bien se podría decir que según la red social varía la edad del usuario.

Cada vez más redes están desarrollando el video nativo, es decir, que está creado o cargado a dicha red y se puede visualizar desde el feed de la misma, esto facilita mucho la reproducción y la difusión del video. De hecho, las redes poseen herramientas para medir la cantidad de visitas, a cuantas personas le llegó el contenido y la posibilidad de promocionarlo.