Papa Francisco brinda consejos para la familia en Dublín
A+

Dublín.- El Papa Francisco ofreció sus consejos a las familias sobre los problemas actuales, como la rupturas o el uso de las redes sociales, durante una ceremonia en el estadio Croke Park de Dublín ante decenas de miles de personas.

Francisco llegó a Dublín para participar en el Encuentro Mundial de las Familias y concluyó su jornada con una sugestiva ceremonia en la que hubo cantos celtas, bailes, y la actuación del tenor italiano Andrea Bocelli.

Cinco familias llegadas de Burkina Faso, Irak, Canadá, Irlanda e India expusieron ante el Papa su testimonio sobre algunos problemas actuales y Francisco después reflexionó sobre ello.

“Vosotras, familias, sois la esperanza de la Iglesia y del mundo”, exclamó.

El Papa aconsejó a las familias que bauticen a los niños de pequeños y no esperen “a que crezcan para que ellos elijan” porque, dijo, “con el bautizo recibirán el Espíritu Santo y serán mucho más fuerte porque tienen la fuerza de Dios”.

También habló de las redes sociales, que, opinó, “no son necesariamente un problema para las familias” sino que puedan ser beneficiosas, aunque con “prudencia”.

“Las redes sociales no son necesariamente un problema para las familias, sino que pueden ayudar a construir una red de amistades, solidaridad y apoyo mutuo”, dijo en su discurso.

Pero advirtió de que es importante “que estos medios no se conviertan en una amenaza para la verdadera red de relaciones de carne y hueso, aprisionándonos en una realidad virtual y aislándonos de las relaciones auténticas que nos estimulan a dar lo mejor de nosotros mismos en comunión con los demás”.

Aunque explicó que también las familias pueden a veces interrogar “sobre la necesidad de reducir el tiempo que se dedica a estos medios tecnológicos” para así “poder pasar más tiempo de calidad entre ellos y con Dios”.

Perdón, por favor y gracias

En los testimonios también se escuchó el de una familia de Burkina Faso cuya historia llevó al Papa a recordar que las familias necesitan aprender tres palabras: “perdón”, “por favor” y “gracias”.

“Cuando discutas en casa, asegúrate de pedir disculpas y decir que lo sientes antes de irte a la cama (…). Lo que se necesita es una mirada, un beso, una palabra afectuosa… y todo vuelve a ser como antes”, dijo. (EFE)