Rebeca Escribens: «Nadie tiene la vida comprada»
A+

La chispa y alegría que la caracteriza todas las mañanas fue dejado de lado, y es que extraña a sus familiares, pero respeta el aislamiento social para cuidar de ellos.

Rebeca Escribens confesó que no ha podido reunirse con su padre, un adulto mayor, desde mediados de marzo, cuando empezó la cuarentena por coronavirus en nuestro país; y no pudo evitar quebrarse hasta las lágrimas al hablar sobre la muerte del padre de su amiga Almendra Gomelsky.

“El señor Luis… Te toca, te empieza a tocar porque sientes el dolor de esa amiga y pides a Dios con todas tus fuerzas que se vaya alejando esa porquería de la puerta de tu casa y sobre todo de la puerta de la casa de mi padre porque claro tiene 80 y tantos años”, expresó Rebeca con la voz entrecortada.

“Nadie tiene la vida comprada, espero ser la sobreviviente cuando llegue esta bendita vacuna”, añadió la conductora de América Espectáculos.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.