Santa Rosa de Lima y el Día del Árbitro: “Por impartir justicia en los campos tengo dos mamás”
A+

Habría que ponerle música a esta nota, cambiándole la letra a ese festejo de nuestra eterna Lucila Campos “Yo tengo dos papás” por “Yo tengo dos mamás” como nos dice el afro compañero Julio Lara  Romaní, conductor, exarquero de fútbol y árbitro de la Comisión Nacional de Árbitros (CONAR) desde hace 30 años. Esto a propósito de que Santa Rosa de Lima también es Patrona de los árbitros del fútbol peruano.

Por eso lo entrevistamos al paso y nos dejó algunos conceptos dignos de su gran experiencia y función. “Durante nuestra formación lo primero que nos dice el instructor es que para ser árbitro tenemos que aceptar que tenemos dos mamás, una la que está en el hogar y la otra a quien los jugadores en el campo la pasean de ida y vuelta en moto”, nos dice Julio refiriéndose a las mentadas de madre que suelen recibir los jueces en el campo o desde las tribunas.

Considera que el jugador peruano es muy hábil pero indisciplinado, que el VAR si aporta al fútbol, que el arbitro tiene un rol de psicólogo para apelar a la empatía y el tratamiento ipso facto. “Hay gente que llega al campo con problemas y pretenden desfogar en el gras ante el árbitro o los rivales, tal el caso de un jugador que arbitré mientras su hijo estaba grave”.

Amigo del otrora juez internacional Ángel Ziani, del recordado arquero Humberto Horacio Ballesteros, Lara destaca a su familia y el trabajo en el campo con su papá y dos hermanos también árbitros. Dejándonos el mensaje que el respeto es necesario siempre y si no “Hay que hacerse respetar, como cuando arbitré una fecha a connotadas figuras del fútbol peruano, uno de los cuales se acercó y me amenazó que si yo le sacaba tarjeta luego me las vería con él. Al final, por su juego brusco le saque tarjeta amarilla y le dije: ¡La próxima lo expulso! Y así fue”, demostrándonos con esta anécdota que la humildad y respeto hay que conservarlo siempre.

El saludo musical

De esta forma, después de saludar a los árbitros en su día a través del gran Julio, la música sigue sonando en una fecha tan festiva: “Yo tengo dos mamás, yo tengo dos mamás, uno que está en la casa y otra que está en el campo…”.

(LPA)