Se acabó la tregua
A+

Cuando el proceso de divorcio entre Angelina Jolie y Brad Pitt estaba llegando a buen puerto, un nuevo obstáculo se presenta y esta vez de parte de la popular actriz. Angelina pidió la descalificación de un juez privado que participa dentro del juicio que la actriz interpuso en 2016, debido a que no aportó suficiente información sobre su relación comercial con una abogada de su exesposo.

En un documento presentado ante el Tribunal Superior de Los Ángeles, Angelina pide el retiro del juez John W. Ouderkirk de su caso, argumentando que no informó a tiempo, ni ha sido lo suficientemente claro acerca de los casos en los que ha sido contratado anteriormente y que han estado relacionados con la abogada de Brad Pitt, Anne C. Kiley, lo que podría significar un conflicto de interés.

De acuerdo con la petición de la intérprete, Ouderkirk “no reveló los casos que demostraban la relación actual y asidua entre el juez y la abogada del demandado”. Es por eso que Angelina ha procedido a solicitar la retirada del juez, pues según acusa, Kiley “abogó activamente por los intereses financieros del juez Ouderkirk por encima de la oposición de la otra parte para que su designación (y capacidad de continuar recibiendo honorarios) se extendiera a un caso de alto perfil”, ahondó.

Angelina y Brad decidieron contratar los servicios de un juez privado, con la finalidad de mantener en completa privacidad algunos documentos y detalles personales y financieros. Sin embargo, Jolie ha enfatizado que, aunque se trate de un juez privado, se deben seguir las mismas reglas de divulgación y conflicto de interés que con otros.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.