Simplemente imponente
A+

Fue la sensación en la pasarela de Milán. Jennifer Lopez fue la sorpresa en el cierre del desfile de Versace, un certamen que se dejó llevar por la selva amazónica de la mano de Marni.

Reina de la gala con un espectacular vestido de seda verde muy escotado, el mismo modelo que sorprendió en la ceremonia de los Grammy del año 2000, JLo demostró su poder en una sala al borde de la histeria.

La presencia de la también actriz era un secreto celosamente guardado, que solo empezó a revelarse con la música de la estrella durante el show.

Además, la cantante presumió su amistad con Donatella Versace pues al terminar el desfile, ambas posaron para las cámaras de la Milan Fashion Week.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.