Alfredo Barnechea cuestiona a la prensa obsecuente con el presidente a cambio de publicidad estatal