Sue Considine: “Las bibliotecas deben tener actividades participativas”

  • Fecha Sábado 3 de Agosto del 2019
  • Fecha 5:58 pm



Sue Considine es oradora, autora, consultora independiente y bibliotecaria líder. Llegó a Lima invitada por la Embajada de Estados Unidos para formar parte de la Feria Internacional del Libro. Pionera en los nuevos métodos transformadores de participación comunitaria que incluyen la integración del aprendizaje STEAM participativo en todos los servicios bibliotecarios y el lanzamiento del primer laboratorio de fabricación, el FFL FabLab, nos brindó alcances sobre su labor y una visión de nuestra realidad bibliotecaria.

¿Cuál ha sido su experiencia laboral en las bibliotecas públicas de Estados Unidos?

He dirigido bibliotecas públicas por más de 20 años. Las responsabilidades de un director de biblioteca pública son multifacéticas. Una parte importante es la financiera y administrativa. Nosotros somos netamente responsables de los fondos que recibimos de la comunidad a la que servimos, entonces de alguna manera somos agentes de los impuestos que recibimos directamente de la comunidad y tenemos que rendir cuentas. También somos responsables de conseguir los fondos para que se asegure el financiamiento a nivel distrital, estatal y gubernamental. La biblioteca pública funciona como un agente de crecimiento económico dentro de la sociedad, ayudando a fortalecer las habilidades de las personas en ciencia, tecnología, arte, ingeniería y matemáticas (sistema STEAM). Permite que las personas puedan perfeccionarse encontrando la vena de negocios que quieren hacer, les brindamos asesorías a StarUp, apoyamos en el crecimiento de la comunidad y a que se posicionen económicamente.

¿Cómo recibió la comunidad la incorporación del sistema STEAM en las bibliotecas públicas?

Los últimos 10 o 15 años, con el crecimiento de las redes sociales, la tecnología, los libros digitales y todo lo demás, se ha logrado comprender que la biblioteca es un lugar ya establecido e importante para la plataforma de todas las comunidades. Esta plataforma permite, sin barreras y en modo democrático, con acceso para todos, brindar oportunidades en STEAM para que la gente pueda aprender más y estar al mismo nivel de otras personas de la comunidad con acceso a escuelas y universidades particulares.

¿Le fue fácil adaptarse?

Esto ha ido en partes, antes del STEAM, hubo una fase previa y me enorgullece decir que fui una de las pioneras de Estados Unidos en incorporarla. Se llaman los Makerspace (laboratorios de fabricación dentro de las bibliotecas) o FabLabs. Lo que hizo que la gente realmente le entrara y se comprará la idea de que las bibliotecas públicas con Makerspace sea un sitio de creación, de innovación. Las personas ya no consumían el contenido pasivamente, sino que era un lugar donde tu aplicabas ese conocimiento y creabas esos espacios nuevos donde tú te formabas. Entonces la biblioteca pública se convirtió en un lugar de integración social por que había clases de costura, de computación, asesoría en StartUp business y distintas oportunidades de negocio y desarrollo profesional donde la gente se sentía identificada. Esto generaba integración social y también un lugar que le pertenece a la comunidad y estaba ahí en el centro, en el corazón de tu comunidad, un lugar donde tú podías crear, innovar y era propio. Esto es lo que hizo que todo el mundo se comprometiera con el proyecto.

¿Cuál es el siguiente paso en las bibliotecas estadounidenses?

La biblioteca se ha posicionado como una institución estable en la que la comunidad cree y confía. Ya sea que el siguiente pedido sea tecnológico, social o cualquiera.  Lo importante es que la biblioteca sea lo suficientemente flexible para adaptarse a las necesidades de esa comunidad. Por ejemplo algunos de los temas que se están viendo y que están trabajando las bibliotecas en Estados Unidos, ahora, son temas de migración, de personas que no tienen casas, todos los temas sociales fuertes. El reto es saber hasta cuándo lo puede asumir y cómo puede tratar esos temas para servir a su comunidad con los problemas específicos migratorios de esa misma comunidad.

¿Qué análisis tiene de las bibliotecas en Sudamérica? ¿en Perú?

Es la primera vez que vengo a Perú. Espero que no sea la última. Estuve en la Biblioteca Nacional del Perú, y quizás lo que más me ha sorprendido es la falta de acceso directo que tiene el público con el contenido real de las bibliotecas. Acá hay mucho espacio, me pareció ver que hay un montón de gente pero en actividades muy específicas. Si tú le preguntas a cualquier peruano qué piensa de la biblioteca no creo que me diga que le pertenece. Esa sensación de pertenencia, no la siento y creo que la sentirían si hubieran actividades participativas dentro de ellas, con la misma gente.

¿Cómo cree que cambiaría eso en nuestra sociedad?

La clave creo que es el acceso. Hay que enfatizar en la posibilidad de que haya ese acceso directo y gratuito y solo así lo vamos a sentir propio.








Top
Domingo Pérez desiste de pedido de prisión preventiva para José Graña y Hernando Graña

Domingo Pérez desiste de pedido de prisión preventiva para José Graña y Hernando Graña