EN DIÁLOGOS PREVIOS AL ACUERDO DE PAZ

Abimael Guzmán se declaró irremplazable

Sostenía que, con su captura, Sendero había quedado sin conducción política.

Abimael Guzmán se declaró irremplazable
El propio Guzmán quedó sorprendido por el trato que recibió de Montesinos.
  • Fecha Domingo 23 de Septiembre del 2018
  • Fecha 6:00 am

“Fue la única mujer que amé”, dijo refiriéndose a Augusta La Torre. Responsabilizó a Alan García de sucesos de los penales y aseguró que “la deuda de sangre será cobrada”

Como narramos en la edición del domingo 16 de septiembre, el principal analista del desactivado Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), Vladimiro Montesinos, logró el acercamiento a Abimael Guzmán en menos de 20 minutos, dando así un importante paso para la rendición de los cabecillas de Sendero Luminoso.

Sin acudir a las diabólicas torturas infligidas a los prisioneros estadounidenses durante la Guerra de Corea (1951 – 54) y menos a las perpetradas  por Josef Stalin en la década de 1930, el asesor presidencial mediante un interrogatorio-conversación logró la empatía con el sátrapa. Con el  pasar de los meses ese episodio culminaría con el Acuerdo de Paz.

El propio Guzmán quedó sorprendido por el trato recibido, imaginó  que sería sometido a los vejámenes y sadismo que su  mentor Mao Tse Tung aplicó a misioneros católicos  y antiguos militantes del Kuomintang (Partido Nacionalista de  Chang Kai Check).

TRAJE A RAYAS

Minutos antes de concluir el primer encuentro, Montesinos invitó a Guzmán a pasar a un ambiente más amplio, en el que previamente -siguiendo sus instructivas- se colocaron diminutas video-grabadoras cuya trasmisión en tiempo real llegaba al SIN, donde las conversaciones serían analizadas por psicólogos, psiquiatras y sociólogos de dicho organismo.

Antes de abandonar su celda, con el rostro compungido, Abimael exclamó:

“Pero ¿por qué me tienen con este traje a rayas?”. Montesinos respondió: “Vea, doctor Guzmán, ese tema lo tratamos en el otro ambiente. Arréglese y por favor salga, lo espero”.

Así terminó la primera etapa de ablandamiento del objetivo, cuyo informe fue presentado el 8 de noviembre de 1992 al expresidente Alberto Fujimori. El documento contiene una descripción sumaría de los avances logrados hasta ese momento, incluyendo la objeción del  genocida en el sentido de que se había mostrado renuente a continuar conversando mientras se le mantuviera con el traje a rayas. A su criterio, más parecería un interrogatorio policial que una conversación académica.

La idea preconcebida por Montesinos y los especialistas a su mando consistió en exaltar el ego de Abimael, así que finalmente se le dio la razón y se le dijo que se “consultaría a la superioridad”. El “doc”, que en esos momentos habría estado acompañado por Rafael Merino Bartet -otrora editor de un diario local-, planteó iniciar las conversaciones analizando la realidad nacional, petición que  el sátrapa acepto.

Al despedirse, Montesinos le reiteró que gestionaría el cambio de ropa para así “estar en igualdad de armas entre las partes”. El asesor le dijo: “Si no autorizan el cambio de ropa, me pondré un traje de prisionero igual al suyo y nos  sentaremos y hablaremos de igual a igual”.

OTRA ROPA Y CHOCOLATES

Apenas pisó tierra firme, Montesinos se dirigió a Palacio de Gobierno y le explicó a Fujimori lo ocurrido en la isla San Lorenzo y le anunció que ordenaría al Departamento de Cubiertas del SIN la confección de un traje a rayas que llevaría el número 002. El exmandatario sorprendido  pregunto: “¿De verdad se va a poner un traje a rayas?”. La respuesta fue inmediata: “No presidente, no me lo voy a poner, todo está previsto”.

Al siguiente día Montesinos se encuentra con el bárbaro vestido con el traje a rayas, quien luego de saludarlo queda perplejo al ver que en una silla hay un traje idéntico al suyo con el número 002.. Vladimiro lo mira fijamente y le dice: “

Si en un plazo máximo de diez minutos no autorizan el cambio…”  suena  un teléfono y se escucha una voz decir:  “comprendido”. Ingresa un oficial, se dirige al asesor y este trasmite la noticia a Abimael. Se había autorizado el cambio de ropaje, su  semblante es otro, se dirige a su celda y al retornar luce un terno plomo y una camisa blanca.

Montesinos le invitó un cigarrillo Wiston, que Guzmán fumó con placer, dando varias piteadas y haciendo volutas de humo mientras su interlocutor le decía: “Lamento que no se pueda demostrar a un paisano arequipeño y colega abogado la veracidad del aforismo: el hábito no hace al monje”.

Luego el ” doc” sacó de su maletín una caja de chocolates de “La Ibérica”, la abrió y le dijo al sátrapa: “Sírvase usted paisano un chocolate de nuestra tierra arequipeña”. Abimael enormemente conmovido miró la caja, tomó dos chocolates y  exclamó: “Gracias, es usted muy amable. Después de muchos años pruebo los riquísimos chocolates que se fabrican en nuestro terruño”. Así se inició una inédita  operación psicológica de inteligencia orientada a los objetivos fijados.

SOLO AMÓ A AUGUSTA

Pese a que aún se notaban actitudes de recelo, Montesinos le dijo  a Abimael que le interesaba saber algo de su vida personal y su trayectoria política. “Nos agrade o nos desagrade esa etapa de guerra interna es parte de nuestra historia”, le dijo el asesor para evaluar el ego del genocida. Este respondió, tratando de demostrar una actitud humilde, diciendo que “él era solo un soldado de la revolución” Indudablemente, como sostuvo Montesinos en un foro presidido por  el exjefe del Comando Conjunto  de las Fuerzas Armadas de  Colombia, general EC (r) Harold Bedoya, al fundador de Sendero le agradó lo que le dijo su interlocutor y a partir de ese momento mostró mayor disposición para el diálogo, no sin antes adelantar que no  delataría a nadie ni contestaría preguntas impertinentes. Las conversaciones duraron entre siete y ocho horas diarias en un clima de cordialidad.

El genocida reveló que tuvo pocos recuerdos gratos de su infancia y juventud y dijo -como lo narramos en anterior edición-  que en su juventud su mayor anhelo fue ser militar y tuvo expresiones de afecto hacía su madrastra Laura Jorquera Gómez quien siempre le dio el amor que jamás recibió de su madre biológica Berenice Reynoso Cervantes. Desmintió rumores  que lo acusaban de haber seducido a Augusta La Torre cuando era su alumna en la Universidad San Cristóbal de Huamanga, Ayacucho. “es una vil calumnia con la que quieren presentarme como un inmoral. A mi idolatrada  Norah la conocí cuando tenía dieciséis años y me hallaba  visitando en su casa a Carlos Rolando La Torre Córdova (su padre). Mi suegro era admirador de la revolución soviética que repudió”. Contó que quedó ” prendado” de la adolescente que entonces tenía un enamorado de su edad. Recordó que su matrimonio se realizó el 3 de febrero de 1964 a las once de la mañana y que además de los padres de la novia estuvieron  Hugo y Delia Cabrera Rocha Efraín Morote Best y un grupo selecto  de amigos de los desposados.

“Norah fue la única mujer que amé. “Miriam” es mi actual pareja y compañera y con quien tengo un vínculo directo y necesario” confesó a Montesinos. Luego, sin poder  evitar que brotasen lágrimas de sus ojos aseguró que su esposa se suicidó porque “prefirió inmolarse antes de ser un estorbo en la lucha por crear la “República Popular Nueva Democracia”(RPND).

DURÍSIMO REVÉS

En otra ocasión dejó la modestia a un lado y afirmó que su captura representaba un durísimo revés para Sendero, pues había quedado sin conducción política y dijo que iba a ser imposible remplazarlo en la jefatura. “En ese instante se observa que no puede reprimir una desmesurada soberbia especialmente cuando habla del ‘pensamiento Gonzalo’. Se siente la ‘Cuarta Espada del marxismo’ y continuador de Mao y está convencido de que entró al Olimpo de la historia y que el destino del Perú marchará inexorablemente de acuerdo a lo que él ha planteado”, señala en uno de sus análisis Vladimiro Montesinos.

Refiriéndose a la policitemia que padece y que impide que permanezca mucho tiempo en  lugares de relativa altitud, aseguró que tal incapacidad estaba superada con medicinas que “aligeran la circulación de la sangre y evitan la embolia”. Más adelante de manera anecdótica contó que en una oportunidad cuando retornaba  de una reunión partidaria en la ceja de sierra de Cañete con sus “camaradas”  hacía Lima fueron detenidos en la garita de control policial de Pucusana.

“No me reconocieron, nos obligaron a descansar dos horas y nos desearon buen viaje”, recordó sonriente.

HABLA DE SUS “GUÍAS”

En una amena conversación, Montesinos  condujo al “presidente Gonzalo” hacía quienes habían sido sus “guías” en la locura de alcanzar el poder atravesando “ríos de de sangre”, como había señalado en la denominada “entrevista del siglo” publicada en “El Diario”, vocero oficioso de Sendero.

Abimael demostró ser conocedor de la trayectoria de Karl Marx, de quien dijo: “Fue un crítico de la religión por ser ésta el halo del valle de lágrimas”. Sostuvo que fue Moisés Hess el personaje que hizo abrazar el ideal socialista a Marx y que él (Guzmán) también adhirió con la lectura de “Conversaciones con Marx y Engels”, publicada por Editorial Inselverlag en 1933.

“Marx no habló mucho en política sobre metafísica, pero conozco sus puntos de vista a través de lo expresado por sus asociados en la Primera Internacional Socialista. Respecto a Vladimir Illich Ulianov (Lenin), Guzmán dijo que fue político, filósofo, maestro y guía revolucionario y que como periodista sostuvo que la prensa era el instrumento de la dictadura del proletariado y medio para la construcción del socialismo.

“En el Perú, un hombre extraordinario, José Carlos Mariátegui, desde el periodismo se elevó a la doctrina el pensamiento marxista y sin dejar de ser periodista fundó el Partido Comunista del Perú y entre otras organizaciones de base la confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP)”, dijo el sátrapa.

En cuanto a Mao Tse Tung – al que conoció  junto con “Norah” – elogió cómo en  octubre de 1934 desde las montañas de Hunan formó un gobierno paralelo al “gobierno derechista” del Partido Nacionalista Chino y después de siete años de lucha, tras la “Larga Marcha”, consiguió con sangre y muerte proclamar la República Popular China. “Nosotros íbamos por ese camino pero apareció el chino de m… y usted y me jodieron”, agregó con nostalgia mirando a Montesinos  con dureza.

ESTRATEGIAS Y POLÍTICOS

El genocida confesó que, mediante internet, estudió las estrategias antisubversivas y que consulto los manuales del Ejército y técnicas sobre doctrina de conflictos asimétricos utilizada contra guerrillas en África. Cuando se le pidió su opinión respecto a la situación del país  en el momento de su detención, respondió: “Fujimori está llevando a cabo la culminación del proceso de la tercera reestructuración del Estado hacía el fascismo y el autoritarismo, trabajando por ello en favor del capitalismo burocrático y de los intereses norteamericanos”.

Sobre los partidos políticos y los gobernantes, Guzmán, refiriéndose al período 1980 – 92, afirmó: “Desde el inicio de la lucha armada, cada uno de los gobiernos significó una etapa distinta en esa guerra”.

Respecto al expresidente Fernando Belaunde Terry dijo que encontró mal al Perú, en total crisis económica, con centralismo, marginación y otros factores que favorecieron el inicio impetuoso de Sendero. Reconoció la nobleza del recordado mandatario al mantener en su cargo al general EP Rafael Hoyos Rubio como comandante general del Ejército, quien al producirse el golpe de Juan Velasco Alvarado lo sacó a empellones de Palacio de Gobierno.

“Pero no quiso aceptar nuestra revolución, negándose a reconocer la ‘lucha armada’”, dijo. También  con burlesca  sonrisa señaló: ” En setiembre de 1981 volamos una torre de alta tensión en Huancayo y dejamos a oscuras a medio Perú. Alva Orlandini afirmó que el sabotaje era financiado  desde el exterior y después Paniagua que presidía la Cámara de Diputados declaró a La República que pronto darían a conocer las pruebas de la intervención extranjera. Miopía política o simple y llanamente un ‘avestrucismo’, hasta 1983  en que actuaron las Fuerzas Armadas”.

Respecto al régimen aprista, dijo que fue la peor tragedia que le pudo suceder val Perú, desde los inicios de nuestra vida republicana. “Alan García es el responsable directo de las masacres de los penales, deuda de sangre que será cobrada tarde o temprano”, sostuvo. Lo sindicó de populista, causante de la hiperinflación y hambruna del pueblo e incluso de ‘favorecer al MRTA’”.

Sobre la izquierda afirmó: “Es una mescolanza de ideas. Las tendencias bajo el liderazgo del partido comunista de Jorge del Prado son un conglomerado subordinado a intereses geopolíticos de las potencias de esa época Unión Soviética y China”.

CÉSAR REÁTEGUI



Top
Congreso y Palacio atrapados por AFP

Congreso y Palacio atrapados por AFP