ANALISIS

El dólar en la era Trump

La política económica global de EEUU ha variado por completo.

El dólar en la era Trump
  • Fecha Viernes 26 de Enero del 2018
  • Fecha 12:00 am

El miércoles 24 de enero, luego de las declaraciones del secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, en el sentido de que el dólar débil es bueno para el comercio, la moneda norteamericana se desplomó en el mercado global. Las declaraciones de Mnuchin fueron tomadas por el mercado como un adelanto de lo que vendrá como consecuencia de la política económica global de EEUU en la era Trump.

Al inicio de la jornada del jueves, el dólar se situó ligeramente por encima de los 88.5 puntos en el índice global de monedas del diario Wall Street Journal. No se veía algo así desde fines de 2014, tres años atrás.

El dólar venía entonces de subir rápidamente desde los 80 puntos a mediados de ese mismo año, y su carrera imparable al alza no se detuvo hasta alcanzar los 103 puntos a inicios de 2017, un año atrás, en la época en que el presidente Donald Trump asumió el gobierno en gélida ceremonia ante el edificio del Congreso norteamericano.

Hoy, un año después, el dólar tocó fondo en 88.5 puntos en el índice antes de rebotar pesadamente, reflejando la nueva política del gobierno de Trump y al mismo tiempo la declaraciones de último minito de Trump en Davos en el sentido de que con el tiempo el dólar se fortalecerá. Pero ha perdido alrededor del 15 por ciento de su valor en un año.

¿Cuál es entonces el objetivo de la política económica de la Casa Blanca? Obviamente, un dólar débil. “El dólar débil es bueno para el comercio”, ha dicho en Davos el secretario del Tesoro.

El lector se preguntará cómo puede el gobierno de EEUU tener como objetivo debilitar su propia moneda. La respuesta es sencilla: un dólar fuerte incrementa las importaciones que compiten con la producción en EEUU.

Por lo tanto, la primera prioridad de Trump es incrementar la producción de la economía americana que las importaciones limitan. Y por la misma razón se opone al aumento de las tasas de interés que la FED ha venido realizando, que no solo elevan el dólar, sino encarecen el crédito atentan contra la masiva reactivación de la economía de EEUU.

La bolsa y el oro

La otra cara del progresivo debilitamiento del dólar ha sido el crecimiento exponencial del valor de las acciones en la bolsa de Nueva York.

Desde comienzos de 2016, el indicador del Dow Jones global que elabora el Wall Street Journal ha pasado de 2,400 a 3,300 puntos.

Desde que Trump llegó al gobierno, la bolsa de Nueva York ha batido récords históricos y llegado a una marca nunca antes alcanzada. En la última semana, el índice del Dow global subió más de cien puntos. Pero se ha detenidio desde ayer, en que al fin parece estabilizarse.

El fenómeno que asombra a todo el mundo tiene desde hace tiempo críticos que advierten del peligro de otra burbuja global, coo la que colapsó en 2008, hace ya una década sumiendo al mundo en un pantano de dinero para controlar el daño.

Si el dólar baja y las acciones dejan de subir, significa que los agentes salen del dólar sin ir a la bolsa. Afortunadamnte para el Perú, pueden ir al oro. En efecto, el oro se ha recuperado desde los 1,150 dólares la onza al inicio de la era Trump hasta los más de 1,350 dolare la onza el día de hoy. Si el dólar no toca fondo todavía, el oro y las bolsas probablemente seguirán subiendo en el mercado global.

El oro es el refugio más seguro reconocido por todos. Es la casa del cerdito Práctico contra la que nada puede el vendaval del lobo. Pero cuando un nuevo manantial de confianza y optimismo se los permite, se asoman a aventurarse. Es lo que ha venido ocurriendo en el último año. Es el espíritu de la era Trump. Pero sus críticos aún creen que el presiente de EEUU no sabe lo que hace.

Jorge Morelli



Top
Keiko Fujimori: continúa audiencia de prisión preventiva | EN VIVO

Keiko Fujimori: continúa audiencia de prisión preventiva | EN VIVO