MIENTRAS REHENES Y CARCELEROS CELEBRABAN NOCHEBUENA CON PAVO AHUMADO Y CHAMPAGNE

El SIN construye una réplica de mansión de embajador Aoki

Tras planteamientos de estrategas extranjeros, deciden operación de rescate subterránea.

  • Fecha Domingo 9 de Diciembre del 2018
  • Fecha 9:53 am



No obstante poseer una excelente capacitación, el expresidente Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos coincidieron en que los comandos nominados para tan arriesgada misión debían someterse a un reentrenamiento intensivo y riguroso en función del escenario. En primer lugar, en técnicas de dominación de inmuebles en zona urbana, con tiro real. Tal preparación se efectuó en las primeras semanas de enero en módulos prefabricados de madera y después en una réplica de la residencia japonesa edificada en la base de Las Palmas por personal del desaparecido Servicio de Inteligencia Nacional (SIN).

Dicha réplica hizo posible que los valerosos militares potencien los procedimientos de posición de edificaciones, el tiro instintivo selectivo sobre doble silueta (rehén – terrorista) diurno y nocturno y sobretodo el cálculo correcto de cargas explosivas y explosiones.

OPERACIÓN SUBTERRÁNEA

El gran dilema fue en principio cómo sería la liberación de los cautivos, lo cual fue deliberado durante largas horas en presencia de Fujimori por estrategas militares llegados de Estados Unidos, España, Francia, Israel y Gran Bretaña. La situación era compleja. Entre los expositores se hallaba un experto del SAS británico, quien había participado en espectaculares acciones contra el Ejército Republicano Irlandés (IRA, por sus siglas en inglés).

El experto recomendó que los comandos descendiesen desde helicópteros con silenciador en la azotea de la residencia y luego procedieran a liberar a los cautivos. Pero no descartó que durante el operativo al menos el 20 por ciento fuera victimado por los emerretistas.

El 24 de diciembre de 1996, cuando Montesinos, en presencia de su asesor Absalón Vásquez, le entregaba al mandatario la Síntesis de Información Diaria (SID), este exclamó: “Vean se me ha ocurrido la idea de construir un túnel desde alguna de las casas que tiene bajo control el SIN para que los comandos puedan acercarse a la residencia sin ser detectados (…) ¿qué les parece la idea?”. Vásquez lo miró sorprendido y respondió:” muy buena idea. Sería una sorpresa absoluta (…)”

– Y usted doctor, ¿qué opina?, preguntó a Montesinos. Este respondió ipso facto: “(…) doctrinariamente la podría definir como una maniobra envolvente subterránea que facilitaría el acercamiento rápido y silencioso al objetivo, o sea la residencia, con lo que se daría virtualidad al principio de sorpresa.

Horas después se tomó la decisión definitiva, el rescate se haría a través de túneles, por lo que se construyeron las respectivas réplicas partiendo de un terreno ubicado a espaldas de las instalaciones de la 1ra. División de Fuerzas Especiales del Ejército (DIFEE).

Operación “Papá Noel”

Preocupado Fujimori por la suerte que pudieran correr los cautivos – conociendo los antecedentes homicidas del MRTA- propuso una acción militar que denominó Operación “Papá Noel,  pero que finalmente no se realizó, y que fue consultado al general EP (r) Williams Zapata. Consistía en ingresar la noche del 31 de diciembre bajo la suposición de que “Evaristo” y sus secuaces estarían relajados y que en esas condiciones un francotirador podía sorprender y liquidar a los cabecillas. Para lograr su cometido debería subir hasta la azotea por las tuberías de desfogue ubicadas en el muro del lado norte de la residencia y disparar con un fusil lanzagranadas mientras un grupo de comandos liquidaba a los emerretistas que se encontraban en la primera planta.

Pero, Montesinos hizo ver al jefe de Estado que por razones de seguridad Cerpa debía haber modificado la ubicación de los cautivos – como así fue – y redoblado la vigilancia del segundo piso con elementos que poseían visores nocturnos. Después se supo –por información proporcionada por el almirante AP(r) Luis Giampietri Rojas – que esa semana el “Comandante Huertas” dormía muy cerca de las habitaciones que ocupaban los diplomáticos y empresarios.

Tortura psicológica

Con las horas, la depresión y temor hicieron presa de los rehenes. Los terroristas entraban a las habitaciones, rastrillaban sus armas, y obligaban a sus prisioneros en las ventanas como “escudos humanos” ante una posible intervención armada. Inesperadamente se produjo una explosión que alarmó a Montesinos, quien comunicó el hecho a Fujimori y a Michel Minning, jefe de la Cruz Roja Internacional. Este una hora después avisó al mandatario que no había causado daño a los rehenes y que la detonación se debió al error de un subversivo cuando colocaba cargas explosivas en la azotea.

Ese día miembros de la Cruz Roja tomaron una radiografía en la pierna derecha a “Tito”, quien cojeaba a consecuencia de una herida de bala. El cirujano Víctor Lucero Rondón determinó que las condiciones hacían imposible extraer el proyectil ubicado entre la tibia y el peroné. No obstante, lo enyesó, así permaneció el emerretista, casi sin poder moverse durante dos meses. Pero nunca dejó de lado su fusil AKM y continuó amenazando a los prisioneros.

BEEPER EN TESTÍCULOS

Como era de esperarse lo primero que ordenó Cerpa fue un riguroso registro a los rehenes decomisando celulares y beepers. Sin embargo, no descubrieron que el comandante EP Roberto Fernández Frantzen, entonces edecán del presidente del Congreso, ocultó su beeper cerca a sus testículos. Y, lógicamente, el terrorista que lo revisó ni por un momento intentó tantear esa parte del cuerpo del oficial por una cuestión de hombría. Dicho aparato se convirtió en el bien de más valor en el proceso de liberación.

De otro lado, teniendo en cuenta que la Navidad es el día festivo más significativo del mundo cristiano y que la mayoría de los cautivos eran católicos, monseñor Juan Luis Cipriani se reunió con José García Marcelo, quien había sido capellán del Ejército y ambos sugirieron a Fujimori mantener en los rehenes viva la conmemoración del nacimiento de Jesús. Un día antes de Navidad personal del SIN armó un vistoso árbol navideño en la esquina de la calle Tomás Alva Edison y esa Nochebuena con el apoyo de una radiodifusora se ofreció un concierto de villancicos con la participación de coros infantiles.

Asimismo familiares y amigos de los cautivos cantaron la tradicional “Noche de Paz “ arrancando lágrimas de los presentes. El 25 de diciembre Cipriani muy temprano se reunió con Cerpa para solicitarle que le permitiera confesar a los rehenes. El cabecilla del MRTA aceptó sin ninguna objeción y le proporcionó un ambiente con tres sillas. Uno a uno fueron recibiendo la absolución los rehenes. A las once y cuarenta y cinco de esa mañana llegó Keiko Fujimori, entonces Primera Dama, trayendo veinte pavos horneados, puré de manzana y verduras. Todos, incluyendo a Cipriani y los terroristas, saborearon el tradicional potaje.

Momentos antes asistieron a la misa celebrada conjuntamente por el Padre Juan Julio Wicht, quien se sumó a la celebración de la Pascua… Finalmente monseñor Cipriani convenció a Cerpa Cartolini para que Domingo Palermo se reuniese con él en un lugar neutral.

SUSPENSO

Fujimori informó a Montesinos que los rehenes estaban relativamente bien, que pedían un diálogo entre el Gobierno y el MRTA, y que Cerpa insistía en la liberación de los “ presos políticos”.

En cuanto a esa petición el analista del SIN respondió: “(…) eso no me llama la atención, pues siguen postulando la máxima exigencia para ver hasta dónde podría ceder el Gobierno”.

– Y sobre el pedido de una comunicación directa con el gobierno, ¿cuál es su punto de vista?

– Y es señor presidente, esta postulación se enmarca en el perfil que caracteriza la personalidad de Cerpa Cartolini y que data de cuando fue dirigente sindical (…) el Gobierno debería comunicarse directamente con ellos. Y la persona indicada es el ministro Domingo Palermo.

Más adelante el presidente preguntó a Montesinos respecto a si los emerretistas tomaban como rehén a Palermo. El “doc” respondió que eso no sucedería porque ya tenían a dos ministros de Estado en su poder y que “Cerpa no cometería la torpeza de tomar como cautivo nada menos que al interlocutor enviado por el Gobierno para comunicarse directamente con ellos (…) si monseñor Cipriani ha hecho esa sugerencia es porque estima que las condiciones están dadas”.

El viernes 27 Cipriani se reunió con Cerpa para coordinar el encuentro con Palermo. Pero durante el consejo de ministros se opusieron a que Palermo acudiera a la residencia japonesa a reunirse con el cabecilla del MRTA por temor a que no lo dejen salir. Hecho que Fujimori trasmitió a Montesinos, quien le respondió: “no me llama la atención esa errónea posición, señor presidente. Le cuento que para sondear la opinión de sus ministros, en el SIN hicimos un focus group como una medición cualitativa y nos dimos con esa sorpresa. Pero lo que es más, se constató que sus argumentos eran muy deleznables”.

Finalmente, el 28 de diciembre se dio el diálogo y a las cuatro de la tarde salió Palermo, monseñor Cipriani y Minning acompañados por veinte rehenes que habían sido liberados tras el primer diálogo..

INGRESAN PERIODISTAS

Por recomendación del exministro Palermo el mandatario accedió a que los emerretistas tuvieran contacto con los hombres de prensa. A las diez de la mañana del 31 de diciembre periodistas acompañados por miembros de la Cruz Roja Internacional ingresaron a la mansión. Cuando le tocó al cuarto grupo, el reportero Koji Harada de la cadena Kyodo News pasó el portón de la calle y se aproximó a la puerta de la residencia con un cartel entre sus manos, logrando dialogar brevemente con Cerpa por una ventana y luego entró al inmueble seguido por sus colegas.

Para impactar a la colectividad internacional “Evaristo” presentó ante los periodistas al embajador Aoki, al canciller Tudela, al excongresista Gilberto Siura y a Masami Kohayashi, presidente de la Mitsubishi en el Perú. Tudela declaró: “no puedo pronunciarme porque no soy el encargado de las negociaciones. Mal haría yo en proponer una fórmula”. Siura dijo: “confiamos en el diálogo iniciado y que el proceso de pacificación sea más evidente en el futuro”.

Al término del encuentro Cerpa reafirmó que la posición en cuanto a las condiciones para liberar a los prisioneros era irreversible. “Nosotros no hablamos de plazos, es el Gobierno el que debe llevar adelante las conversaciones”, señaló con serenidad. Luego agregó: “el MRTA no se conformará con que el Gobierno alivie las severas condiciones carcelarias bajo las que están sus compañeros en prisión. Para eso no hemos venido aquí”. En principio, los periodistas solo estaban autorizados para ingresar al jardín y hacer tomas fotográficas.

MINEROS AYACUCHANOS

Cuatro días antes por orden de Fujimori su asesor Absalón Vásquez viajó a Ayacucho en busca de un ingeniero experto en construcción de túneles, con quien reclutó mineros dedicados a tan arriesgado trabajo, quienes se encargarían de unir subterráneamente las casas alquiladas por el SIN con la residencia japonesa. Los nombres de los seleccionados fueron dados a Montesinos y fueron investigados por la Dirección de Contrainteligencia antes de ser traídos a Lima e internados en el SIN.

“Conversé con ellos sobre la tarea que debían cumplir. La persuasión, más el incentivo económico que se les otorgó con dinero proveniente de la Partida de Acciones reservadas del SIN convenció a este selecto equipo técnico peruano”, reveló Montesinos en una de sus conferencias en Colombia.

En la importante tarea se unieron a ellos 22 soldados de la DIFEE. Con ellos se inició el comienzo de lo que sería la gran proeza militar del siglo XX,

Túnel “Tuna”

Sobre la construcción de los túneles surgieron muchas especulaciones. Se dijo que habían sido inspirados en aquellos de la guerra de Vietnam y sirvió para devolver con la misma moneda la extraña fuga en julio de 1990 de Víctor Polay y sus secuaces días antes de que Alan García culminase su primer mandato. Los responsables de esa obra maestra de ingeniería estuvieron dirigidos por el ingeniero a quien se apodó “Maní”, los mineros recibieron el sobrenombre #topos” El primer túnel en abrirse fue denominado “Tuna” y se construyó entre el 2 y 31 de enero. Tuvo una longitud de catorce metros sin tener en cuenta siete cavados desde la superficie para subir al exterior. El paso subterráneo comunicaba la casa donde funcionó la ONG por donde ingresaron los terroristas con la parte posterior de la residencia.

Como alrededor de la mansión había cerca de dos mil periodistas se dispuso el cierre de las calles aledañas en horas de la madrugada y en ese tiempo era sacado el desmonte en dos camionetas y un patrullero con policías uniformados que supuestamente estaban relevándose.

CÉSAR REÁTEGUI

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.








Top
Oliva denuncia a Heresi ante Ética por agresión verbal

Oliva denuncia a Heresi ante Ética por agresión verbal