MANIPULÓ OPINIÓN PÚBLICA A BASE DE DESINFORMACIÓN Y QUEBRÓ BINOMIO PUEBLO - FUERZAS ARMADAS

IDL defendió a terroristas y fue verdugo de militares

Recibe ingente cantidad de dólares del exterior y cuenta con red propagandística a escala nacional.

IDL defendió a terroristas y fue verdugo de militares
  • Fecha Domingo 30 de Junio del 2019
  • Fecha 5:00 am

Para la difusión de la ideología nacional socialista. Joseph Goebbels – quien sin duda poseía dotes de operador psicológico –  se apoyó en “Psicología de las Masas”, la obra de Gustav Le Bon y en la experiencia de los odiados socialdemócratas de Viena, que mediante mensajes movilizadores (MM)  lograron la aceptación  mayoritaria  de los austriacos en las elecciones de 1933.

Así, mientras la SS y la Gestapo ametrallaban a sus “enemigos políticos” (ciudadanos judíos)  y cometían atrocidades,  Goebbels y su gigantesco aparato  propagandístico reprogramaba la mente de  los alemanes, que llegaron a endiosar a Adolfo Hitler, maniático que pudo llevar a nuestra especie a su destrucción.

Guerra psicológica

Esa misma técnica, pero acorde con nuestro tiempo, la aplicaron ciertas ONG  identificadas como el brazo legal de Sendero y el “Movimiento Revolucionario Tupac Amaru” (MRTA), valiéndose  de “senderólogos”  y columnistas de inclinación izquierdista con tribuna en medios de comunicación de esa misma línea política, pero especialmente de la poderosa red del Instituto de Defensa Legal (IDL) con el único objetivo de perseguir y encarcelar a militares y policías que ejecutaron Operaciones Especiales de Inteligencia en el marco de una guerra atípica (asimétrica) frente a un enemigo invisible.

Lo consiguieron tras una campaña incesante bajo la hipótesis de los “abogados demócraticos” y de personajes que, de ser ilustres desconocidos, terminaron ocupando curules en el Congreso, quienes señalaban que durante el gobierno de Alberto Fujimori se ejerció un ” terrorismo de Estado”.

Ciertas ONG involucradas en la “cacería de brujas” consiguieron que malos miembros de las fuerzas antisubversivas, temerosos de acabar en prisión, dieran información distorsionada, documentos, informes y planes operativos que se convirtieron en el arma que determinó el encarcelamiento de miles de efectivos que contribuyeron a la derrota de las redes terroristas.

Consultores del Terrorist Incident Working Group(Grupo de Trababajo sobre Incidentes Terroristas) norteamericano  indican que durante el régimen del prófugo exmandatario Alejandro Toledo Manrique  se registraron remesas por  606 millones de dólares ( 1,957 millones de soles al cambio de esa época) a las ONG que operan en el Perú.

De otro lado, la Agencia Peruana de Cooperación Internacional (APCI) calculó que el dinero recibido en ese período y que por ley su uso no puede ser materia de investigación por el Estado, sobrepasó los 700 millones de dólares, utilizados mayormente en la guerra psicológica contra las fuerzas militares, policiales y ronderos.

“Así lograron destruir la alianza pueblo – fuerzas armadas que fue vital en la lucha contra el terrorismo”, afirma José Páez Warton, estratega del desactivado Comando del Frente Interno (COFI) del sector Defensa.

De otro lado, el analista Elvis O. Montano señala que a esa campaña se unió el mega especulador internacional George Soros – el del millón de dólares para la campaña de Alejandro Toledo – quien a través de su ONG  Open Society  Foundation habría contribuido con una importante suma de dinero  en la campaña de desprestigio a las fuerzas del orden por parte de las ONG de derechos humanos y fundamentalmente con IDL.

La información habría sido conseguida por un grupo de audaces hackers que traspasaron la seguridad encriptada de los archivos.

La guerra psicológica emprendida por las ONG de la secta caviar no es nada nuevo. Las filípicas de Demóstenes o las catilinarias de Cicerón también lo fueron, el concepto quedó claro en el siglo XVII cuando el Papa Urbano VIII estableció la denominada “Congregatio de propaganda fide”, que consistió en instruir a los misioneros en cómo diseminar la fe católica, explica Páez Warton.

Sin embargo, – agrega – jugó un papel importante durante la Revolución Francesa, en que sus promotores mediante mensajes movilizadores introdujeron en el cerebro de las masas la ideología revolucionaria alcanzando los niveles requeridos de percepción política que condujo la movilización del populacho contra la nobleza.

Red de hostigamiento

Con la llegada a Palacio de Gobierno de Valentín Paniagua y posteriormente del impresentable Alejandro Toledo, la poderosa red del Instituto de Defensa Legal (IDL), que hoy tiene como su prominente guía a Gustavo Gorriti, se encargó -bajo el pretexto de defender los derechos humanos y la democracia- de hostigar sin tregua a los mandos e institutos militares, especialmente al Ejército y a la PNP.

Para ello dispuso de un bien montado aparato de difusión a través del cual apoyó la liberación de terroristas a los que, con su equipo de abogados defendió en los tribunales de justicia luego de la anulación de las sentencias emitidas por el fuero castrense.

Entonces IDL controlaba más de cien radiodifusoras a escala nacional a través de cuyas ondas se propalaron programas, cuyo objetivo fue minar a las fuerzas del orden ante el más mínimo desliz o  incidentes propios de  las Operaciones Especiales de Inteligencia y catalogando los enfrentamientos  como masacres, programas en que sus conductores  destacaban por su desprecio hacía militares y policías y daban tribuna a personajes de reconocida  trayectoria ultraizquierdista.

Entre  esas radioemisoras defensoras de los “derechos humanos” de los sediciosos estaban Megavisión TV (Puno),  Radio TV Difusión (Huaraz, Ácash),  Pantalla Viva (Ica), Super Stereo(Moquegua),  Canal UHF 21 ( Ilo, Moquegua), La Voz (Oxapampa, Pasco), Cadena Regional de Noticias ( Satipo, Junín),  Lima de Mirfa ( Pucallpa, Ucayali),  Global Canal 13 ( Tingo María, Huánuco), Televisión Mundo (Cusco),  entre otras.

De otro lado, en sus páginas web anunciaban como objetivo, para los próximos años, combatir prácticas violatorias  que- a criterio de sus analistas –  persisten en los agentes de Seguridad del Estado, fiscalizar la Reforma Judicial Policial, de Seguridad Ciudadana y  la Reforma de la Justicia Militar. No fracasaron en sus propósitos, pues lograron influir en los sentimientos, emociones y en la conciencia política de los diversos estratos sociales, gremios, sindicatos, agrupaciones comunales y fundamentalmente en los jueces a cargo de los procesos a militares, policías y miembros de los Comités de Autodefensa, acusados de haber cometido supuestos delitos de lesa humanidad.

“Manipularon a la opinión pública y los estados de ánimo de un alto porcentaje de peruanos que empezaron a ver a los agentes del orden  como seres despreciables. La desinformación concluyó poniendo a terroristas y militares en un mismo nivel”, afirma Páez Warton.

Al respecto Rafael Rey, cuando tuvo a su cargo la Cartera de Defensa, denunció que IDL y la Coordinadora Nacional de derechos Humanos (CNDDHH)  pretendía desinformar y  manipular a la población  para propiciar denuncias contra miembros de las fuerzas armadas. Ello en respuesta a al abogado Carlos Rivera y Ronald Gamarra, representantes de IDL y de la CNDDHH, quienes lo acusaron de favorecer la impunidad de militares que combatieron a sendero y el MRTA y eran investigados por delitos de lesa humanidad.

Rey, con sólidos argumentos, sostuvo que las muertes atribuidas a las fuerzas contrasubversivas en las zonas de emergencia deberían ser en todo caso tipificadas como delitos de función.

DANZA DE MILLONES

El Instituto de Defensa Legal (IDL), creada hace tres décadas durante el gobierno de Paniagua,  tuvo intervención directa en la administración de justicia en el Perá gracias al  respaldo de Diego García Sayán, entonces ministro de Justicia, quien fomentó “reformas y transparencia”. Asimismo, recibió entre el 2002 y el 2004 la cantidad de  2 millones 997 mil  dolares para promocionar  una utópica “justicia de paz”. Y del 2004 a 2005, a través de cooperación internacional  obtuvo  oficialmente  5 millones  724 mil  949 dólares .

Integraban entonces la afortunada ONG  David Lobatón, Hans  Landot  Pardo ( ex miembro de Amnistía Internacional y esposo de Sofía Macher),  Ernesto de la Jara Basombrío ( primo hermano del entonces viceministro  del Interior toledista), , Sofía Macher ( ex secretaria ejecutiva de la  CNDDHH y ex miembro  de la  cuestionada Comisión de la Verdad y Reconciliación – CVR) Gonzalo Villarán de la  Puente( hermano de la encarcelada ex alcaldesa Susana Villarán y Ricardo Soberón Garrido (hermano de Francisco Soberón, presidente de la Asociación Pro Derechos Humanos).

CESAR REATEGUI

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



Top
Gerardo Sepúlveda, exsocio de PPK, presenta abogado ante el Poder Judicial

Gerardo Sepúlveda, exsocio de PPK, presenta abogado ante el Poder Judicial