SE ACOGIÓ A LEY DE ARREPENTIMIENTO Y VIAJÓ A EUROPA CON OTRA IDENTIDAD

“Sotil”, pieza clave en la caída del genocida Abimael Guzmán

-En el Perú más de 10,000 terroristas se arrepintieron, consiguieron su libertad y beneficios.

  • Fecha Domingo 9 de Septiembre del 2018
  • Fecha 12:00 am



-Dispositivo legal fue adaptado del utilizado por el Tribunal Antimafia de Roma en su permanente guerra con la mafia.

Palermo, Italia, 23 de mayo de 1992, 5.15 de la tarde. El juez antimafia Govanni Falcone y su esposa Francesca Mervillo, también magistrada, se dirigían al aeropuerto seguidos  por una escolta de doce agentes distribuidos en tres vehículos.

Al llegar al desvío que conduce a Capaci -donde se halla el terminal aéreo- se produce una sonora explosión que hace volar por los aires a la comitiva. Lo que vino después fue una imagen desoladora: automóviles en escombros y los cuerpos despedazados de las catorce víctimas mortales.

Cuatro días después,  Giovanni Brusca, uno de los 2,000 detenidos a raíz del atentado, se acoge a la Ley de Arrepentimiento y confiesa que la masacre fue ordenada desde la isla San Martín, en el Caribe, por  Salvatore “Totó” Riina y que la noche anterior al magnicidio habían colocado 500  kilos de trinitrotolueno (TNT) bajo la carretera, a lo largo de cien metros, para asegurar la muerte del implacable Falcone.

Si dicha norma hubiera existido antes, el famoso tenor Enrico Caruso hubiera dejado de ser chantajeado por la mafia neoyorkina y su representante no hubiera sido asesinado a tiros en la Plaza Marina, Nápoles, el 12 de marzo de 1909, tras anunciar que viajaría a Estados Unidos para hacer una denuncia ante la Policía.

Vladimiro Montesinos, conocedor de los alcances de dicha ley, que venía dando excelentes resultados a las autoridades italianas, previa consulta con el expresidente Alberto Fujimori, convocó al entonces procurador contra el terrorismo, Daniel Espichán Tumay, y le pidió que  se entrevistase con los magistrados del Tribunal Antimafia de Roma para conocer de primera fuente los alcances de dicho dispositivo legal y las posibilidades de adaptarlo para acelerar la derrota del terrorismo en el Perú.

A continuación la importancia que tuvo la Ley de Arrepentimiento en el Perú en la captura de Abimael Guzmán Reynoso (a) “presidente Gonzalo” y su cúpula  en la que tuvo relevancia la confesión sincera de Luis Alberto Arana Franco (a) “Sotil”.

EMPIEZAN CAPTURAS

El seguimiento que culminó con la detención de Luis Alberto Arana Franco (a) “Sotil” se basó en los análisis de las estructuras funcionales y demográficas de la organización senderista. Sólo así se pudo conocer cómo se relacionaban, qué actividades cumplían y en qué lugares se reunían los esbirros de Guzmán para seguir causando terror. Asimismo, se descubrió por segmentos a los sediciosos que integraban SL y cuáles eran sus movimientos, de acuerdo con las consignas que recibían del sátrapa.

Ello permitió que el 19 de septiembre de 1990 el Grupo Especial de Inteligencia (Gein) de la Dirección contra el Terrorismo (Dircote) detuviera en Santa Anita al terrorista conocido como “Ricardo” y a otros catorce criminales a los que se incautó documentos relacionados con el “pensamiento Gonzalo” en momentos que estaban a punto de ser distribuidos a dirigentes de ese distrito.

Los sujetos revelaron que el material  didáctico había sido entregado por un personaje muy parecido a un reconocido futbolista, al que todos llamaban “Sotil”. Indicaron que era un profesor universitario y que también era conocido como “el financista” porque era quien pagaba todos los volantes que se distribuían en las zonas marginales de Lima. Incluso se supo que era quien ayudaba económicamente a los familiares de los terroristas detenidos en las diversas prisiones del país.

Con esa información, el coronel PNP (r) Benedicto Jiménez Baca y su equipo elaboró la estrategia a seguir, siempre en permanente coordinación con el desaparecido Servicio de Inteligencia Nacional (SIN).

Dos meses después, la primera quincena de noviembre caía Angélica Salas Cruz (a) “Paloma”, coordinadora del Comité Central de SL, minutos después de recibir indicaciones de “Sotil”, quien con una bolsa plástica negra en la mano derecha tomó un micro en la cuadra 24 de la avenida Argentina logrando escabullirse de los agentes del Gein.

“ZORBA, EL GRIEGO”

En las investigaciones previas a las operaciones especiales es imprescindible una minuciosa planificación que incluye la selección de objetivos. El coronel Benedicto Jiménez durante años estudió a la banda maoísta, quizás siguiendo la sentencia filosófica del estratega chino Sun  Zu (siglo I antes de Cristo), que decía: “Quien no ha investigado no tiene derecho a hablar”. El Gein, bajo sus directivas, allanó medio centenar de inmuebles en diversos puntos de la capital y sabía “a priori” y sin equivocarse que hallaría pruebas de que por allí había estado Sendero. Tenía un conocimiento estructural funcional de la organización terrorista en Lima.

Había definido los blancos – objetivo  y pudo detener a Elvia Zanabria Pacheco (a) “Juana” y desactivado el denominado “Departamento de Apoyo  Organizativo” (DAO). Días después capturó a Edith Díaz Contreras (a) “Juli”, a cargo del “Grupo de Apoyo Partidario (GAP). Igualmente encontró banderolas  rojas con la hoz y el martillo, libros que utilizaba  Abimael para enajenar especialmente a jóvenes universitarios, dirigentes barriales y obreros, así como planos que sirvieron de guía para  atentados y  cajetillas vacías de cigarrillos Winston que eran prueba de que el bárbaro había ocupado  dichas viviendas.

Pero, sin duda el más sorprendente fue el hallazgo, el 1 de febrero de 1991, de un video en el que aparece un Abimael Guzmán ebrio y con las características  propias de un ególatra, danzando rodeado de  sus cortesanos -cual ministro de la Iglesia en medio de sus monaguillos-  al compás de la melodía  “Zorba el griego” de la película del mismo nombre, protagonizada en 1965 por Antony Quinn y que dirigió magistralmente Michael Cacoyannis. En ese largometraje se visualiza la historia de un trabajador impulsivo y sensual que  defiende los derechos de la clase obrera.

Por las investigaciones realizadas y posteriormente por declaración de “Sotil”, se supo que dicha fiesta, en la que abundó  el vino francés y whisky etiqueta azul, tuvo lugar en la residencia que ocupaba Guzmán en San Borja, a poca distancia del Cuartel General del Ejército (Pentagonito), a comienzos de 1989, al concluir el “Primer  Congreso Nacional” de SL, en el que estuvieron presentes los cabecillas de los Comités regionales y del Comité Central así como invitados especiales con quienes se evaluaron los informes de las atrocidades cometidas y se premió a quienes causaron más muerte y destrucción.

En esa ocasión se dieron las bases y fundamentos para promover en el ámbito urbano el llamado “Movimiento Revolucionario de Defensa del Pueblo” y el “Frente  Revolucionario de Defensa del Pueblo” en las zonas rurales, según revelaría Guzmán a Montesinos  durante las conversaciones que tuvieron, que serán materia de nuestra próxima edición.

“EL FINANCISTA”

Luego de la captura de “Juana”, fue sometida a una entrevista- interrogatorio como parte de las técnicas básicas de interrogación criminal diseñadas por Montesinos para los casos de terrorismo y cuyo fin era conseguir una confesión auténtica.

Siguiendo esas directivas basadas en demostrar compasión, amabilidad y hasta afecto, se consiguió conocer que “Sotil” era el director de la academia preuniversitaria “César Vallejo” que paradójicamente funcionaba cerca de  las antiguas instalaciones de EXPRESO, en el Cercado de Lima.

La terrorista también reveló que Arana Franco era el “financista” de  Sendero como responsable del “Aparato Central de Economía”  y que entregaba al sátrapa entre 20,000 y 23,000 dólares mensuales, producto del aporte de simpatizantes del demencial proyecto de la “República Popular Nueva Democracia” (RPND), chantajes a dirigentes de asentamientos humanos y de las pensiones estudiantiles del citado instituto, adonde acudía el “presidente Gonzalo” en las primeras horas de la madrugada a  adoctrinar a  jóvenes captados por Sendero.

Es entonces que Benedicto Jiménez ordena vigilar a distancia a la academia “César Vallejo” en coordinación con agentes del SIN para aprovechar al máximo la “cubierta”. Agentes del Gein, simulando ser lustrabotas y vendedores ambulantes, identifican plenamente a “Sotil” En el seguimiento también se usan vehículos desde los cuales -durante semanas- el terrorista es grabado portando siempre una bolsa plástica negra donde llevaba los miles de dólares para Guzmán. La Policía Antiterrorista ejecuta una vigilancia combinada y se va preparando el plan para su captura.

Una vez formulado y previo reconocimiento del área donde se ejecutará el operativo, el 20 de junio de 1992, Arana Franco es  detenido en la Operación “Huascarán” y conducido a la Dircote para dar inicio al interrogatorio en presencia de un representante del Ministerio Público. Allí “Sotil” desde un comienzo solicita acogerse a la Ley de Arrepentimiento. Narra que el 4 de abril de ese año había sido la última vez que vio a Abimael Guzmán, quien gozaba de excelente salud y vivía cómodamente. Cuenta que una pareja (Maritza Garrido Leca y Carlos Inchaústegui)  lo recogieron  de un servicentro en Surquillo.

“El auto lo conducía una pituca miraflorina, me vendaron los ojos. El ‘presidente Gonzalo’ me pidió que alquilara una casa en la Urbanización Los Sauces, Surquillo. Y  al día siguiente acudí allí. De pronto vi bajar de un auto a la misma pareja que me había llevado a reunirme con Abimael y me fui”, confesó “Sotil”.

Como narramos en anterior, edición Maritza Garrido Lecca y su entonces conviviente Carlos Incháustegui alquilaron la vivienda en la que fue  capturado Guzmán y sus secuaces el 12 de septiembre de ese mismo año. Al parecer Elena Iparraguirre Revoredo (a) “Miriam” tuvo ciertos temores y planteó que Arana Franco estaba más expuesto a ser detectado por la Policía Antiterrorista.

COMISIÓN EVALUADORA

Ni bien retornó de Roma el exprocurador contra el terrorismo Daniel Espichán Tumay, con la información del dispositivo legal aplicado para combatir la mafia, el expresidente Alberto Fujimori nombró una Comisión Evaluadora que presidió Víctor Pérez Liendo, exjefe del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe), e integraron el contralmirante AP Luis Cabanillas, los generales PNP Víctor Alva Plascencia y Carlos Domínguez Solís, Blanca Nélida Colán Maguiña, exfiscal de la Nación, y Edgar Solís Cano, entonces viceministro del Interior.

Se determinó que los terroristas que ofreciesen colaborar recibían automáticamente las máximas garantías para su seguridad y la de sus familias. Comprobada la veracidad de sus datos era beneficiado con una nueva identidad y una recompensa pecuniaria que le permitiera emigrar a otros países.

“Conforme a las estadísticas, más de 10,000 senderistas se acogieron a la Ley de Arrepentimiento. Tuve la responsabilidad de ser uno de los primeros en visitar las cárceles”, afirmó Espichán Tumay.

PARA ARREPENTIDO RECOMPENSA Y UNA NUEVA IDENTIDAD

La información proporcionada por “Sotil” fue de gran valor en la captura de Guzmán. El arrepentido salió de prisión por Decreto Supremo 015- 93- JUS del 8 de mayo de 1993. Se le otorgó una nueva identificación y una recompensa con la que pudo rehacer su vida en Europa.

Por: CÉSAR REÁTEGUI

PRÓXIMA ENTREGA: ENCUENTRO CRUCIAL ENTRE MONTESINOS Y ABIMAEL GUZMÁN










Top
Paralizan la obra y demandan al Perú en el exterior

Paralizan la obra y demandan al Perú en el exterior