ENVIÓ GUITARRA CON MINITRANSMISOR AL ALMIRANTE LUIS GIAMPIETRI

Vladimiro Montesinos aprovecha inteligencia electrónica

También ordena empleo de escritura invisible. Información recopilada garantizó éxito de Operación “Chavín de Huántar”.

  • Fecha Domingo 6 de Enero del 2019
  • Fecha 6:40 am




Minutos antes de la medianoche del 31 de diciembre del 1996, cuando aún eran 81 los cautivos y reinaba la oscuridad en la residencia del embajador japonés por falta de fluido eléctrico en un amplio sector de San Isidro, ninguno de los rehenes podía movilizarse de un lugar a otro sin autorización de Néstor Cerpa Cartolini, (a) “Evaristo”.

Llegado el instante del inicio del Nuevo Año, con rostros de inexplicable tristeza, los prisioneros se abrazaron sin pronunciar palabra. ¿Podía alguien desear un Feliz Año en esas circunstancias?

En tanto, en el desactivado Sistema de Inteligencia Nacional (SIN) todos, empezando por el expresidente Alberto Fujimori, amanecieron pensando en las victimas de la toma de la mansión de Morihisa Aoki.

A las 6 de la mañana los rehenes fueron despertados y obligados a presenciar la conmemoración del combate “Los Molinos”, que culminó con una serie de consignas a voz en cuello de “Evaristo”. Entre ellas: “Gloria y honor a los héroes de Los Molinos del MRTA”. Los terroristas respondieron: “¡Gloria y honor!” Luego los subversivos realizaron sus ejercicios físicos de rutina.

GUITARRA PARA GIAMPIETRI

Al empezar febrero, Vladimiro Montesinos puso en marcha el proceso de obtención de inteligencia electrónica (electronic intelligence – Elint), al abrirse la posibilidad de usar el beeper que escondió en sus testículos el comandante EP Roberto Fernández Frantzen y a través del cual se enviaron mensajes al almirante AP (R) Luis Giampietri Rojas para recibir sus respuestas desde micrófonos pequeñísimos inalámbricos que ingresaron paulatinamente en la mansión.

“Esta fue una de la vías –la tecnológica– que facilitó la recolección de datos respecto a lo que ocurría en la residencia”, explicó Montesinos durante una exposición en Colombia.

No obstante –según dijo– hubo limitaciones que fueron superadas para mantener la seguridad y fluidez de las comunicaciones. Así los analistas del SIN se enteraron de la tortura psicológica a que eran sometidos los rehenes. “Para solucionar esa situación y superar cualquier limitación, luego de una concienzuda evaluación concebí un plan. Consistió en simular que la esposa de vicealmirante Giampietri le enviaba una guitarra con su funda para que el oficial la tuviera como instrumento recreativo en la habitación que ocupaba (…) desde allí nos podría traNsmitir con seguridad la información requerida”, revela Montesinos en uno de sus tratados.

Indica que para darle más realismo a dicha operación encubierta se pidió a la esposa del marino que colocara una dedicación en la guitarra para que el obsequio llegase sin contratiempos. Los responsables de ocultar los micrófonos en el instrumento fueron expertos del Departamento de Apoyo Técnico del SIN donde se tenía dispositivos electrónicos de última generación que fueron introducidos en la funda del instrumento.

El encargado de pedir la colaboración de la señora Marcela de Giampietri fue el contraalmirante AP Manuel Arriaran. La dedicatoria decía: ”Lucho amor mío, te envió este presente para que entones nuestra canción “Mis noches sin ti”, tuya Marcela. 07.02.97”.

Para entonces el SIN había reclutado a las operadoras de la central de beeper de Master Com y como acción de contrainteligencia  infiltrado agentes en dicha empresa.

TÚNEL DE LA SORPRESA

El denominado “túnel de las sorpresas” (“Pera II”) que llegó al subsuelo de la sala y comedor fue dirigido por los ingenieros apodados “Nuco” y “Noya”, quienes antes de terminarlo anunciaron sorpresivamente que no continuarían y que se irían a trabajar a las minas  “San Cristóbal” y “Andaychagua”, La Oroya. Lo que coincidió con las intransigencias de Cerpa.

La decepción de ambos ingenieros era sustentada en un informe que señalaba que no era posible realizar la excavación sin ser detectados e incluso desestimaban su construcción. Montesinos comunicó el hecho al general EP ( R) Julio Salazar Monroe, jefe del SIN, y este dispuso que tanto los ingenieros como los mineros fueran internados en el club de invierno del Ejército ubicado en Chosica. Después fueron trasladados por orden del general EP (R) Nicolás Hermosa Ríos –entonces Comandante General del Ejército–  al cuartel de Challapalca donde permanecieron cómodamente hasta el término de la Operación “Chavín de Huántar”. La misión la concluyeron unos pocos mineros a cargo del ingeniero “Maní”.

INTELIGENCIA ELECTRÓNICA

Cuando Giampietri el 8 de febrero tuvo en sus manos la guitarra constituyó su “Estado Mayor” integrado por el excanciller Fráncico Tudela, el mayor general FAP Eduardo Denegrí Ayllón, el comandante EP Roberto Fernández Frantzen y los embajadores Jorge Gamuzio Granier (Bolivia) y Jorge Valdez Carrillo (Perú). También contaron con el apoyo de los capitanes de fragata AP Carlos Dall’orto de la Peña y Alberto Ugarte Heredia.

Fue así como se logró identificar integralmente a los terroristas, conocer su armamento, ubicación en horas de vigilia, y su plan de seguridad. Igualmente, la composición y fuerza que poseían y el modo de comunicarse entre ellos, especialmente si tenían contacto en el exterior.

Lo más importante fue la ubicación de cada uno de los rehenes en los momentos cruciales. Desde el SIN se llamaba a la central telefónica de Master Com y respondía una de las operadoras reclutadas por Montesinos, quien estaba acompañada por un oficial de la Dirección de Inteligencia Estratégica. Ella enviaba unos mensajes al abonado 111. La operadora transmitía los mensajes que aparecían en la pantalla del beeper y el abonado (Fernández) recibía una alerta en modo vibrador.

Este tras leerlos los escribía en un papelito y los entregaba a Denegri, quien finalmente se los daba a Giampietri. El beeper permaneció oculto en los testículos del valiente artillero.

IMPORTANCIA DE REPORTES

Gracias a los datos recibidos se supo que “Evaristo” tenía como sus más cercanos secuaces a “Tito” y “El Árabe”. A los demás se dirigía solo para darles órdenes. “Había una verticalidad que contrasta con la camaradería que debería existir entre los integrantes de una red terrorista. También pudimos conocer los temores de Cerpa de ser capturado si es que inicialmente aceptaba participar en las conversaciones preliminares con el ministro Palermo”, señala Montesinos en uno de sus análisis. “Un hecho de gran importancia para el desarrollo de la solución pacifica fue conocer anticipadamente que Cerpa tenía como objetivo máximo la liberación de la totalidad de los terroristas presos del MRTA y como objetivo mínimo la libertad de los integrantes de la Dirección Nacional de su organización, incluyendo entre estos, a su pareja y madre de sus hijos Nancy Gilvonio Conde, indica el asesor.

Los informes enviados por “Mar” (Giampietri) detallaron lo que acontecía en la residencia, lo cual fue muy importante ante cualquier eventualidad para Montesinos que fue responsable de conducir el rescate, ya que era vital el seguimiento diario de la situación y el estado anímico de cada uno de ellos. Los psicólogos del SIN medían las crisis emocionales de los cautivos, sus grados de agresividad y niveles de frustración originados por el encierro al que estaban sometidos que los tenia alejados de sus familias.

“Esto era importante para tratar de disminuir los altos índices de tensión (…), logramos disminuirlos mediante la terapia cognitiva conductual que se implementó a través de las cartas que les remitan sus familiares, lo cual fue reforzado con la entrega de ansiolíticos (…)”, indica en su análisis Montesinos.

Desde el punto de vista doctrinal un principio básico de todo analista de inteligencia, al momento de integra la información es acudir a diversas fuentes jamás una sola. Así el resultado será más relevante. En este infausto caso, Montesinos para lograr una más clara visión de lo que se vivía en la residencia también se valió de medios humanos (Human Intelligence conocida como HUMINT) que aprendió en la Escuela de las Américas estadounidense años atrás.

En dicha técnica de inteligencia y acción del hombre es indispensable en la observación y recolección de datos. Ello resulta incuestionable, pues la fuente humana incluida en un escenario de crisis brinda las claves para conseguir interpretar eficazmente los datos conseguidos por medios tecnológicos.

Escritura  Invisible

Para el éxito del rescate también se utilizó escritura invisible, técnica operativa de inteligencia muy remota que consiste en escribir con tintas simpáticas (en la edad media lo hacían con jugo de limón) y que para su lectura es suficiente la luz de una vela. Actualmente conocida como estenografía (que significa “escritura oculta” y es una variación del micro punto) se hace con letra mayúscula.

Aprovechando que miembros de la Cruz Roja Internacional entregaba hojas en blanco a los rehenes a los rehenes, Montesinos –previo aviso por el beeper– envió al rehén “Águila” una misiva diciendo “Querido Águila: los chicos y yo recibimos con bastante alegría tu cartita al saber que a pesar de todo te encuentras bien de salud. Pero nos preocupa un hecho que advertimos (…) tu letra está muy temblorosa y casi nos parece una escritura invisible. Por favor te rogamos tomar la medicina a tu hora (…) escribe con una letra simpática. Ja ja ja. No uses un lapicero con tinta fea, dicen tus hijos (…) ¿OK?”

“Águila”, experimentado oficial de inteligencia, detectó las palabras claves entre líneas. Nadie se enteró de su importante aporte en la misión de rescate. De otro lado, los recursos fundamentales abiertos, es decir, las fuentes públicas (Open Source  Intelligence: OSINT) fue el tercer medio de obtención de datos que usó Montesinos. Recopiló toda información disponible, en especial  la proveniente de los medios de comunicación. El análisis de tales datos generó conocimientos útiles y oportunos en la toma de decisiones del mandatario. Toda la inteligencia que producía el SIN se enviaba al Centro de Operaciones Tácticas (COT) para que la usase el hoy general EP (r) Willians Zapata en el rescate de los cautivos.

REUNIONES EN EL SIN

Cerca de la 12 de la noche del 17 de febrero en la zona de parqueo vehicular del SIN donde se encontraba la maqueta de la mansión de Aoki se reunieron con Fujimori y Montesinos los entonces coroneles EP Wilians Zapata, Alatrista Rodríguez, Reyes Tavera y Huamán Ascurra. Además, Kenji Fujimori, quien grabó con una cámara de 8 milímetros el evento. Esa madrugada el exmandatario planteó la colocación de cinco a diez kilos de anfo en el subsuelo de la sala de la mansión con el fin de afectar a los terroristas que, como se sabía, siempre estaban en ese lugar.

“Sin embargo –sostiene Montesinos en uno de sus análisis– había una limitación en el posible empleo de esa técnica. En el primer piso de la residencia permanecían 13 rehenes de nacionalidad japonesa que podían ser afectados en su integridad física de producirse la explosión (…) había que conocer que los cautivos no estaban mezclados con los terroristas”.

Solo en esa circunstancia podía Fujimori tomar tal decisión. Antes de terminar dicho encuentro el jefe de Estado pidió a su asesor que repotenciara las acciones de inteligencia para solucionar el impase descrito líneas atrás. También ordenó a los oficiales presentes que reajusten los planes operativos con base en lo observado por Montesinos. Y les recordó que no se haría ninguna operación militar hasta que el gobierno agotase todos los medios para lograr una solución pacífica.

Once días después, Fujimori convocó a una reunión en el mismo lugar todos expusieron los avances logrados ofreciendo una visión macro de la situación existente a esa fecha; por la inteligencia procesada, se supo que  los 13 prisioneros japoneses durante el día iban al segundo piso a conversar con sus connacionales, quedando en ese lapso solo terroristas en la primera planta.

NOTA DE REDACCIÓN: Un malévolo duendecillo alteró nuestra anterior edición cambiando el apellido Romero por Ratonero, por lo cual pedimos disculpas a nuestros lectores y en especial al ilustre personaje cuyo apellido fue alterado.

POR: CÉSAR REÁTEGUI

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.









Top
Todo extranjero capturado en delito debe ser deportado

Todo extranjero capturado en delito debe ser deportado