Al descubierto «carnaval» de jueces en casos emblemáticos

Colocan a abogados desaprobados en juzgados donde llegan demandas sobre el Tribunal Constitucional, Sunedu y contra periodistas. Señalan que Elvia Barrios y José Díaz Vallejos habrían incurrido en delito de nombramiento ilegal.

Por César Rojas

En los últimos tiempos, por aparente coincidencia, procesos constitucionales y penales que involucran a la opinión pública, están siendo resueltos por jueces que no son de carrera. Se ha hablado de provisionales y supernumerarios, pero en realidad varios son puestos a dedo por las autoridades del Poder Judicial.

«El proceso de selección de los jueces supernumerarios conocidos como suplentes, se lleva a cabo bajo estrictas reglas dictadas por el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial», decía el 12 de julio del año pasado la presidenta de la Corte Suprema. Elvia Barrios. Estas palabras se las llevó el viento, según diversas denuncias.

Récord de madueño

La última “casualidad” se dio en una demanda de amparo contra la forma en que el Congreso había debatido la reforma de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu). El 20 de julio, Carla Madueño Ruiz, supernumeraria -suplente- del Segundo Juzgado Constitucional de Lima, resolvió extender su aplicación a la ley promulgada, lo cual no era objeto del reclamo.

Resulta que Madueño recién había tomado el caso el 19 de julio, ya que la resolución original la había emitido en esa fecha la magistrada provisional Milagros Grajeda. Mediante Resolución Administrativa 000255-2022-P-CSJLI-PJ, José Wilfredo Díaz Vallejos, presidente de la Corte de Justicia de Lima, había realizado el funcional cambio.

Blácido impune

Tal vez el caso más sonado fue el de Soledad Blácido Báez. Ella había quedado rezagada en un concurso público, pero luego se le designó en el Tercer Juzgado Constitucional Transitorio de Lima.

Desde allí, aprobó el 6 de julio de 2021, en menos de cuatro horas, un pedido de medida cautelar para impedir que el Parlamento de entonces elija a los nuevos miembros del Tribunal Constitucional. A las 11:55:17 de la mañana, había notificado que declaraba procedente la demanda, y a 3:12:22 p.m. estampó su firma digital en la cautelar.

TAMBIÉN LEE: Bellido tras renuncia de Torres: Presidente puede solicitar su continuidad

La Oficina de Control de la Magistratura (Ocma) anunció una investigación inmediata a la forma en que se había dado esa decisión, pero la jueza suprema Mariem de La Rosa Bedriñana ya cumplió más de un año sin mostrar resultados.

EXPRESO averiguó que ese mismo 6 de julio, la propia Elvia Barrios había estado en los ambientes donde Blácido despachaba. Además, en la computadora de la jueza “supernumeraria” se registró el ingreso de una memoria USB en el periodo entre la admisión de la demanda y la aprobación de la cautelar. ¿Le llevaron la sentencia hecha para que la firme?

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital, AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.