Caso Cócteles: Domingo Pérez, el desertor del Equipo Lava Jato

Abandona acusaciones redactadas en formato «Mamarracho.0» de casos emblemáticos, como Toledo, PPK y Villarán. Solo sirvió para el show.


El fiscal José Domingo Pérez Gómez, que para los caviares era una suerte de Capitán América, el superhéroe de Marvel, en menos de lo que canta el gallo, se ha convertido en el no menos famoso Capitán Araya: “aquel que embarca a su equipo y se queda en la playa”, porque ha trascendido su inminente deserción del Equipo Lava Jato, mediante su postulación a una de las 13 plazas de Vocal Superior en Lima que nombrará la Junta Nacional de Justicia-JNJ (Convocatoria 004-2022-SN/JNJ del 8/5/23) cuya lista se conocería el próximo 15 de diciembre.

Curiosamente, Pérez es uno de los escasos fiscales que pese a ostentar 12 años en el cargo (ocurre cada siete), aún no ha merecido ni la atención ni la evaluación de la JNJ. Cosas del Orinoco. Además, no deja de especularse en los tendidos la reacción que habría tenido por esta partida su jefe, el fiscal superior Rafael Vela.

De fiscal a gladiador del circo romano

El rutilante acusador, que consiguió en los últimos años una avalancha de elogiosas primeras planas que hubieran sido la envidia del jurista español Baltazar Garzón y hasta del brasileño Sergio Moro, saltó a la fama no por resolver un caso espectacular sobre un asesino serial, una poderosa banda de narcotráfico o un gran destape de corrupción, sino por haber demostrado una valentía sin par al ingresar avasallante y eufórico a un local político: el de Fuerza Popular (7/12/17) para investigar el Caso Cócteles (20/10/15) relacionado con aportes a la campañas electorales del 2011 y 2016. El movimiento “No a Keiko”, escaso de líderes y de personajes de fuste, elevó al magíster en Ciencias Penales de la Universidad José Carlos Mariátegui de Moquegua a la categoría de un Dios del Olimpo. Exultante, no tuvo mayor reparo en encerrar (prisión preventiva) en dos oportunidades a Keiko Fujimori, provocando el alboroto, la histeria y el aplauso de las trincheras de Barranco y alrededores, que con pulgar abajo pedían la muerte política de la candidata.

El fiscal más veloz del mundo

No obstante, para las justas electorales del 2021, por tercera vez consecutiva, Keiko se perfilaba para competir en la segunda vuelta, ante lo cual Pérez y adláteres entraron en pánico, y pese a haber solicitado una prórroga de la investigación que se vencía el 21/2/22, dispuso un verdadero zafarrancho de combate en la Primera Fiscalía Anticorrupción a su cargo, acumulando fotocopias, desgrabando interrogatorios, recortes, anexos, etc., sin ton ni son, y con la velocidad del rayo, en la madrugada del jueves 11 de marzo del 2021, a las 4:30 a.m., dio por concluida la investigación preparatoria dejando inconclusas diversas diligencias y hasta una acción de tutela. Pero aquí no queda la cosa.

Cinco horas después, a las 9:30 de la mañana, presentó la acusación fiscal del Caso Cócteles, pese a que el Código Procesal Penal (CPP) otorga a la Fiscalía un plazo de 15 días para reflexionar y redactar una sólida acusación (344-1) y hasta 30 días si se trata de un caso complejo. Cinco horas para redactar un requerimiento de 13 mil folios, es un verdadero récord judicial, que debería ser tomado por el JNJ para que su nombramiento como vocal salga de inmediato.

MÁS INFORMACIÓN: José Domingo Pérez deja Equipo Especial Lava Jato tras 5 años de puro show y ninguna sentencia

Sin querer queriendo, Pérez superó la marca de la norteamericana Barbara Blackburn, que obtuvo el Récord Guinness de tipeo con una velocidad de 150 palabras por minuto (en jornadas superiores a una hora), porque a ella le hubiera tomado 30 días tipeando de sol a sombra, 24 x 24. Obviamente, sin mayor reflexión en la redacción. Para cumplir con el cortísimo plazo de cinco horas, a no dudar que la Fiscalía en aquella cálida madrugada de marzo, tuvo que contratar a 150 émulas de Blackburn por su velocidad o en su defecto, a 300 tipeadoras sumamente veloces.

La logia del Misti

Pero esta velocidad incentivada por su protagonismo electoral le está pasando factura y rápidamente ha mostrado el fustán de sus apuros. Por estos afanes, dignos de mejor causa e impropios de la judicatura tuvo que resignarse a presentar “Al Guerrazo” la acusación -que consta de 5436 medios de prueba y 92 incidentes-, sin tener que explicar al complaciente juez de control Víctor Raúl Zúñiga Urday del Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria, qué pruebas corresponden a cada uno de los cinco delitos de los que se imputa a los 49 procesados (escrito fiscal 26/10/21 p. 68).

Casualidades de la vida, Pérez y Zúñiga provienen de las aulas de la facultad de Derecho de la Universidad Católica de Santa María de la Ciudad Blanca, terruño incomparable en el chupe y en el queso helado. No solo eso, César Sahuanay, el presidente de la Corte Superior Nacional de Justicia Penal, también proviene la Universidad Nacional San Agustín, otro claustro a los pies del Misti.

Al parecer, esta vinculación académica, gastronómica y comarcal, le ha permitido al personaje de marras establecer otro récord judicial y convertirse en el “Fiscal de los 12 rebotes”, porque a este número llega las irregulares subsanaciones a la acusación que le ha permitido Zúñiga en la etapa de control, ocho meses después de haber saneado judicialmente el expediente (Resolución N.º 33 del 24/8/22).

SEGUIR LEYENDO: 

Congreso: declaran procedentes denuncias constitucionales contra legisladoras que recortaron sueldo a trabajadores

Fuerza Popular expulsa de su bancada a María Cordero Jon Tay

Ernesto Bustamante: congresista es elegido presidente de comisión especial OCDE

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitterInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.