Confirman prisión para empresarios
A+

El juez de investigación preparatoria Richard Concepción Carhuancho confirmó la prisión preventiva de 18 meses de los exejecutivos de la empresa Graña y Montero, José Alejandro Graña Miró Quesada y Hernando Alejandro Constanzo Graña Acuña, tras declarar inadmisibles sus impugnaciones contra la medida coercitiva.

La decisión adoptada por dicho magistrado se produjo, en uno y otro caso, en aplicación de su potestad para revisar si esa clase de recursos contiene los mínimos requisitos que contemplan las normas procesales, antes de ser vistos por la sala superior de apelaciones nacional, precisaron fuentes judiciales.

Los pedidos presentados por la defensa legal de Graña Miró Quesada y Graña Acuña habrían carecido de los requerimientos procesales requeridos.

El juez sí admitió a trámite la apelación solicitada por los empresarios Gonzalo Ferraro Rey (GyM), Fernando Martín Gonzalo Camet Piccone (JJ Camet) y José Castillo Dibós (ICCGSA), a fin de que una sala superior revise la orden de arresto domiciliario, en el primer caso, y  prisión preventiva para los otros dos investigados.

Tanto Camet Piccone y Castillo Dibós han requerido que se revoque  la prisión preventiva en su contra por comparecencia simple, por lo que será el tribunal superior de apelaciones el que deberá pronunciarse sobre el particular.

DELITOS

Los cinco empresarios son investigados por los presuntos delitos de colusión y lavado de activos en agravio del Estado. A José Graña Miró Quesada solo se le imputa el primer cargo, recordaron fuentes judiciales. Todo ello como consecuencia de la confesión de Jorge Simoes Barata, quien los acusó de que sabían de las coimas exigidas de 20 millones de dólares exigidas por Alejandro Toledo Manrique, por la carretera Interoceánica Sur, y de beneficiarse con la adjudicación de esa obra a la empresa Odebrecht.