El sistema más corrupto de América Latina nació hace 10 años en Brasil

Giró en torno a Petrobras, que operó con grandes constructoras como Odebrecht, aún afincada en Perú.

El sistema de corrupción Lava Jato, el más grande en América Latina, cumplió el último domingo su décimo aniversario de funesta creación en Brasil.

A lo largo de esta década propició inimaginables sobornos, comisiones y financiación ilegal de partidos, todo en torno a la empresa estatal Petrobras. Un verdadero carrusel se urdió en esa empresa, cuyos directivos recibieron fuertes coimas de las constructoras a cambio de contratos inflados. El dinero terminaba en los líderes partidarios, quienes fueron los que finalmente elegieron a los directivos de Petrobras.

En los vaivenes del toma y daca, rodaron las cabezas de conspicuos gobernantes de izquierda como Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff. También pasó a mejor vida el Partido de Trabajadores (PT).

Lula estuvo 580 días en la cárcel y fue liberado por Bolsonaro dentro de un grupo de políticos, volviendo al poder en las últimas elecciones. Sigue gobernando hasta ahora.

A lo largo de las investigaciones del sistema, se produjeron 174 condenas y más de 200 acuerdos para recuperar unos 860 millones de dólares, casi todo para la empresa estatal. Petrobras tuvo como aliadas en los actos de corrupción a empresas constructoras transnacionales, entre ellas Odebrecht.

En el Perú

El primer campanazo de la corrupción en el Perú lo dio el Departamento de Justicia de EEUU a fines de 2016, cuando alertó del pago de sobornos de Odebrecht a funcionarios públicos en 12 países, entre ellos Perú. Los pagos se hacían desde 20 años atrás.

Las investigaciones judiciales, en forma muy conservadora, indicaron que entre 2005 y 2014 Odebrecht entregó 29 millones de dólares en sobornos que le generaron 143 millones de dólares en beneficios.

MÁS INFORMACIÓN: César Acuña: Poder Judicial resolverá recurso de tutela tras presunta vinculación con Odebretch

En esos 10 años gobernaron el país Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala. A partir de noviembre de 2016, el Ministerio Público inició la Operación Lava Jato.

Los expresidentes y Nadine

En 2017, durante el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski (PPK), se firmaron acuerdos de colaboración eficaz con Marcelo Odebrecht y Jorge Barata, expresidente y exdirector, respectivamente de la corrupta empresa. Los acuerdos fueron incumplidos y dejaron el descubierto la ineficacia y extraña lentitud de los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez.

No obstante, se pudo conocer que estuvieron implicados en actos de corrupcion cuatro jefes de Estado, la exalcaldesa Susana Villarán, la lideresa de Fuerza Popular Keiko Fujimori, y un elevado número de políticos, ministros, congresistas y empresarios.

El caso más sonado fue el de Alejandro Toledo y la coima de 31 millones de dólares a cambio de la construcción de la Interoceánica Sur. Toledo está en pleno juicio. Su esposa Eliane Karp sigue fugitiva. Alan García Pérez hasta el momento de su muerte, estuvo con impedimento de salida y bajo investigación por la Línea 1 del Metro y la Interoceánica Sur.

Ollanta Humala denunciado con su esposa Nadine por recibir dinero ilícito para las campañas electorales de 2011 y 2016. La Fiscalía pidió 20 años de prisión para Humala y 26 para ella. Mientras que PPK impedido de salir del país por lavado de activos como ministro de Toledo, y por contratar consultorías para su compañía unipersonal con empresas de Odebrecht.

LO MEJOR DE JUDICIAL: 

Allanamientos ‘bamba’ a casas de Martín Vizcarra: ‘Valkiria VIII’ para el show, en San Isidro y en Moquegua

José Domingo Pérez sin datos para contrastar caso Alan García

Martín Vizcarra y el mal ejemplo de Humala y Villarán: se repiten errores de caso Lava Jato

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookXInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.