Falso alcalde dirigía red de extorsión y sicariato
A+

Una peligrosa organización criminal a la que se le atribuye ocho asesinatos durante el año pasado en su afán por apropiarse ilegalmente de terrenos al sur de Lima, valiéndose de la extorsión y el sicariato para amedrentar a sus víctimas, fue desarticulada la madrugada de ayer por la Policía Nacional y el Ministerio Público.

Se trata de “Los Injertos de Nuevo Ayacucho”, una mafia conformada por falsos sindicatos de construcción civil y un brazo armado al servicio de Yosbel García Buasbek, autoproclamado “alcalde delegado” de la Asociación Nuevo Ayacucho, ubicada en una zona conocida como Pampas de Concón, en el distrito de San Vicente de Cañete.

La acción policial incluyó el allanamiento de 50 inmuebles y siete celdas de diversos establecimientos penitenciarios. Se logró capturar a 66 personas, entre ellos once mujeres, e incautar varios vehículos, armas de fuego y un aproximado de S/ 25,000 en efectivo, escondidos en las viviendas del cabecilla y de la presunta tesorera de la organización criminal.

El megaoperativo, denominado “Felipe Carmelo” en memoria de un policía que fue abatido por delincuentes en Barrios Altos, contó con la participaron 1,500 agentes de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri) y de la Región Policial de Lima.

HOMICIDIOS

“Los Injertos de Nuevo Ayacucho” asesinaron al empresario avícola José Cuadrado Roldan –familiar del exdirector de la PNP y viceministro del Interior, José Flores Goycochea– y a los dirigentes vecinales Rodil Palacios Gonzales y Luis Núñez Palomino.

Invasiones

Según informó la Policía, García Buasbek era el encargado de traficar con los terrenos que invadía de manera violenta, como parte de su búsqueda constante para expandir su jurisdicción.

Otra forma era el despojo de la posesión para revertirla a su favor, bajo la figura de falta de habitualidad de su legítimo dueño. Luego, el predio era vendido a clientes interesados. La organización criminal, además, exigía un pago por concepto de seguridad y gastos administrativos.

JOSÉ VEGAS CARMEN