Hermana de ministra defiende sus contratos
A+

Como una persona supuestamente ignorante de la Ley de Contrataciones del Estado se presentó María Barrios Alvarado, quien contrató con la Municipalidad del Callao, a pesar de la prohibición porque dos de sus hermanas tienen altos cargos en el Poder Ejecutivo y en el Poder Judicial.

“Yo recuerdo que he firmado unos anexos en cuanto a que no estaba impedida”, sostuvo la proveedora, a la cual el cabildo chalaco se comprometió a pagarle más de 600 mil soles por prendas.

Esto lo dijo ante la Comisión de Fiscalización del Congreso. La investigada tiene como familiares directos a Rocío Barrios, titular de la Producción, y a Elvia Barrios, vocal suprema.

Según la representante del consorcio cuestionado, los impedimentos son solo para contratos con los sectores específicos donde ellas trabajen.

“No tengo ningún impedimento porque en el caso de mi hermana, que es ministra de Comercio Exterior, es solo para ese sector”, insistió.

Sin embargo, los congresistas Édgar Alarcón y Marco Pichilingue aclararon que el artículo 10 de la Ley de Contrataciones es muy claro respecto a que un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad no puede ser postor ni contratista en instituciones públicas.

Barrios insistió en que ella lleva años en el rubro textil y como proveedora, e incluso puso como argumento que su hija que cursa los últimos ciclos de la carrera de Derecho le había dicho que no existía irregularidad alguna.

DOBLE DELITO

Según la hermana de la ministra de Producción y de la presidenta de la Sala Penal de la Corte Suprema, firmó una declaración jurada de no tener impedimento.

Esto podría configurar otro delito en la Fiscalía Anticorrupción del Callao.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.