Jueza María Apaza visitó a Hinostroza en la Suprema
A+

La jueza María Apaza Panuera sí se habría reunido con el suspendido juez supremo César Hinostroza Pariachi mientras se tramitaba una solicitud suya para ser trasladada desde la Corte Superior de Justicia del Santa (Áncash) a Lima debido a que su esposo requería tratamiento médico. El encuentro entre los dos magistrados se habría producido el pasado 9 de febrero.

La reunión podría ser acreditada con un audio aún no difundido en el que Hinostroza habla con su secretaria. La transcripción de la parte relevante es la siguiente:

Secretaria: Aló, doctor, buenos días.

Hinostroza: Hola, Sofía, qué novedades.

S: Doctor, aquí lo están esperando el doctor Flavio Castro, del Callao, y la doctora Apaza.

(…)

H: Apaza, sí, sí, ya sé quién es. Un favorcito, diles que estoy en camino y me voy a demorar por lo menos unos veinte minutos, ¿ya? Por favor.

S: Ya, doctor, listo.

El diálogo es muy importante porque todo indica que Hinostroza y Apaza se reunieron ese día, pese a que la magistrada ha negado en todo momento tener trato alguno con el expresidente de la Segunda Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema y, más aún, afirma que desconoce qué interés tenía para que ella sea trasladada del Santa a Lima.

Otro detalle importante es que las conversaciones telefónicas de Hinostroza con integrantes del Consejo Ejecutivo del Poder Judicial se produjeron el 6 y 7 de febrero del presente año. La difusión de esos diálogos causó una crisis y motivó que el presidente del Poder Judicial, Víctor Prado Saldarriaga, declare en emergencia el órgano de gobierno de ese poder del Estado.

SÁNCHEZ PAREDES

La jueza Apaza se encuentra actualmente destacada en la Sala Penal Nacional y en esa condición es la encargada del juicio a la familia Sánchez Paredes por presunto lavado de activos.

Este caso pone en el centro de atención al abogado José Luis Castillo Alva, ligado a los Sánchez Paredes, quien es testigo protegido en el caso de “Los Cuellos Blancos del Puerto” y es sindicado por un aspirante a colaborador eficaz como el Nº 2 de la organización delictiva.