Lamas Puccio: La justicia penal como arma política

Se “judicializa” el acontecer nacional y esta información marca el derrotero de lo correcto o lo incorrecto.


La justicia penal se usa como arma política cuando se desnaturaliza el normal desenvolvimiento de este sistema para atacar, arremeter y neutralizar a un adversario político, en particular cuando resulta un perturbador o un personaje incómodo para determinados intereses que están en juego.

TAMBIÉN LEE | Alfredo Benavides: solicitan 36 meses de prisión preventiva para el actor por presunto lavado de activos

Se ataca al contrincante o a quienes no están de acuerdo con decisiones o ideas previamente convenidas, mellando su imagen, desprestigiando o indisponiendo a una persona ante la opinión pública a través de una denuncia, una investigación o proceso judicial en su contra, utilizando indiscriminadamente, aunque de manera racional y meditada, las propias herramientas legales que son inherentes al sistema de justicia y por ende a la democracia.

Las difamaciones públicas, denuncias categóricas, aseveraciones encubiertas, injurias maquilladas y acusaciones formales y categóricas sin mayores bases, son algunos de los medios legales utilizados que en la práctica pasan a convertirse en un método eficaz para vilipendiar, intimidar y deshonrar la trayectoria personal, partidaria, profesional o política de un antagonista o de un opositor.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.