Pedro Chávarry:“No hay prueba ni documento alguno contra mí”
Foto: Gerald Suárez (EXPRESO).
A+

La ponente de la Junta Nacional de Justicia (JNJ), Imelda Tumialán, pide la destitución del exfiscal de la Nación Pedro Gonzalo Chávarry Vallejos, aunque su informe no consigne ni una sola prueba. Chávarry tiene cinco días para presentar sus descargos. Improbable que salga bien librado.

La “miembro instructora” de su caso en la Junta Nacional de Justicia (JNJ), Imelda Tumialán, ya emitió su informe y propone al pleno de la JNJ su destitución. ¿Tiene sustento, es objetivo?

No. No tomó en cuenta ninguno de los aspectos que mi defensa presentó, los omitió abiertamente.

El informe indica cuatro cargos: 1) los audios suyos con César Hinostroza para realizar un almuerzo con periodistas, 2) haber omitido esto en una entrevista televisiva, 3) ordenar el deslacrado de oficinas fiscales y 4) coordinar con funcionarios del Congreso para actuar frente a una diligencia judicial.

Sobre el primer cargo, a mí Hinostroza me llamaba por diversos motivos propios de mi trabajo como presidente de la Academia de la Magistratura. Él era vicepresidente. Nadie conocía de las imputaciones que se le hicieron después.

¿Nunca sospechó?

Para nada. Él era un alto magistrado de la [Corte] Suprema. Son cuatro conversaciones. Me pidió un trámite pero no presentó la solicitud que le indiqué y ahí quedó. En otra conversación me ofrece una reunión con periodistas en la casa de su primo, nunca dijo quién era. Insistió porque yo estaba siendo atacado por las ONG IDL, Transparencia y Proética. Él me veía como una persona pasiva, que no iba a hacer nada y debía defenderme. Yo ya tenía la seguridad de que sería fiscal de la Nación.

¿Por qué tenía la seguridad?

La Junta de Fiscales Supremos acordó esto en 2015, cosa que se ratifica en junio de 2018 cuando esta me elige por unanimidad. Todos votaron por mí, inclusive con discursos halagadores a mi persona a pesar de los cuestionamientos de esas ONG y que aparecieron dos audios míos, manejados por el entonces fiscal de la Nación,

Pablo Sánchez. Ese respaldo hizo que yo llegara con mucha seguridad al cargo. Las grabaciones a Hinostroza requerían de la autorización de un juez del mismo nivel, un supremo. Pero la fiscal Sandra Castro no respetó ello.

POR: MARIELLA BALBI

Encuentra la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.