Alimentación sana con frutoterapia: poder terapéutico de frutas, hortalizas, verduras, cereales y legumbres

Debemos ser especialmente cuidadosos al seleccionar alimentos.


Las combinaciones de los elementos que contienen los alimentos son las que proporcionan los beneficios terapéuticos o causan daños al organismo, por ello debemos ser especialmente cuidadosos en seleccionar los alimentos en los ciclos que usamos para consumirlos y siempre tener presente que cada ser humano es único en el ciclo de la vida. Entonces tenemos que aprender a conocer y a oír nuestro propio organismo para saber qué nos conviene y qué no.

Verduras.- No cocer demasiado las verduras. Su cocimiento debe hacerse a fuego lento y sin exceso de agua para evitar que pierdan las propiedades. Las aguas de cocción no deben tirarse, se aprovechan para sopas.

Platos feculentos.– Es muy conveniente consumir productos de la estación o cosecha, son los más abundantes y baratos, se desarrollan plenamente, y son los que el organismo necesita en ese momento.

Es muy conveniente variar el alimento diario, pues de esta manera se obtienen con seguridad todos los nutrientes equilibrantes y en cantidad suficiente. Deben combinarse los platos de una comida de modo que los elementos que la componen se compensen unos a otros, por ejemplo, no servir dos platos feculentos: lentejas y frijoles, garbanzos y arvejas, etc. No comer más de dos harinas, más
de dos cítricos, más de dos aceites.

MÁS INFORMACIÓN: EsSalud: presidenta ejecutiva designa a nuevo gerente general

Menaje.- Procurar presentar los platos en la mesa en forma atrayente, tener muy en cuenta su distribución, su combinación de colores, limpieza, orden, etc. La hora de comer es una ceremonia, comer en paz, sin disgustos coléricos o sentimentales es muy recomendable para evitar transtornos digestivos.

Comida Sana.- No comer después de un choque emocional, los choques emocionales hacen que la transformación de los alimentos entre en desequilibrio. Los ingredientes sobrantes al hacer pasteles, dulces o guisos no deben guardarse en bolsas de papel o latas, pues se oxidan facílmente, se conservan bien en frascos de cristal o plásticos.

El color desagradable que despiden la coliflor y la col se evita echando en el agua en que se cuecen una rebanada de pan. Para no llorar al cortar la cebolla, cortarlas dentro de un recipiente con agua.

Métodos para desinfectar alimentos en frutas y verduras

Para desinfectar las hortalizas, las frutas y las verduras hay varios métodos especiales: Para eliminar huevos de gusanos o insectos basta una solución salina: una cucharada de sal por un litro de agua. La sal, al disolver la capa de albúmina que fija estos huevos en los vegetales, permite al agua corriente arrastrar estos huevos durante el lavado.

Después de lavar los tubérculos y los frutos de las hortalizas se ponen en un colador y se escaldan con agua hirviendo, después se pasan en agua fría, otra vez con agua hirviendo y fría, de este modo la capa exterior se librará de gérmenes quedando el interior en su estado crudo.

Todas las bacterias (de verduras o frutas) también pueden ser eliminadas con una solución de ácido cítrico (se compran en farmacias o tiendas de materias primas); en un litro de agua se pone 60 gramos y se sumergen las hortalizas o verduras, etc., sobre todas las hojas, durante 15 minutos, después se lavan con agua corriente.

En los jugos de hortalizas y frutas se eliminan los gérmenes aun sin seguir estos procedimientos, al añadirse una quinta parte de zumo de limón.

LO MEJOR DE VARIEDADES: 

Phillip Butters a Beto Ortiz: «Sé agradecido con alguien que te mató el hambre»

Juliana Oxenford ya no es más la engreída de ATV: canal no le renovó contrato

Isabella Rospigliosi a sus 94 años de edad se proclama campeona sudamericana de ‘Natación Máster Lima 2023’

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookXInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.