Aneurisma de aorta: sepa más sobre esta enfermedad silenciosa
A+

El aneurisma de aorta es una enfermedad  más común de lo que se cree entre adultos mayores. Al menos entre el 2% y 4% de este grupo padece de este mal y las consecuencias de no ser detectado a tiempo, podría ser la caída de la tensión arterial, pérdida de conciencia y finalmente la muerte. 

Como su nombre lo indica, el aneurisma de aorta es una dilatación o ensanchamiento de la aorta -la arteria más importante del cuerpo- por lo que el mal estaría relacionado a problemas cardiovasculares. Entre sus causas principales está: la degeneración de la pared arterial, relacionado a la mala alimentación, fumar y falta de ejercicio; a su vez, podría ser un mal genético.

PUEDES VER| COVID-19: vacunas de Pfizer/BioNTech son efectivas ante cepa sudafricana

Victoria Armas Rodríguez, jefa del servicio de Cardiología del Hospital Arzobispo Loayza advirtió que “la ruptura del aneurisma produce una severa hemorragia interna y en este tipo de situaciones, las probabilidades de supervivencia son prácticamente nulas. Incluso, las intervenciones quirúrgicas de emergencia, es decir, ante un aneurisma a punto de desgarrarse, tienen un riesgo de mortalidad del 40 por ciento”.

¿Cuáles son los grupos y factores de riesgo?

El aneurisma de aorta es frecuente en adultos mayores, en especial hombres, y que sufren de hipertensión arterial. Como se mencionó, de tener familiares que hayan sufrido de este mal, o si se es fumador, hay que tomar sus precauciones.

PUEDES VER| COVID-19: Rusia aprueba fármaco a base de plasma para combatir la enfermedad

El mal invisible

El aneurisma de aorta es un mal sin síntomas. Uno podría sufrir de esta enfermedad sin saberlo y no es hasta la rotura de la arteria que es cuando se puede identificar.

“Se acompaña de un fuerte dolor abdominal y caída de la tensión arterial que puede ocasionar pérdida de consciencia o shock”, explica Manuel Rodríguez Piñero, vicepresidente primero de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (Seacv).

Su detección se desarrolla con pruebas de imagen que se suelen usar para otros males, por ello se recomiendan estudios de cribado o ecografías abdominales para las personas de los grupos de riesgo mencionado.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.