Berenjena para adelgazar
A+

Las berenjenas son plantas procedentes de la India, donde fueron cultivadas hace más de 4,000 años. Llegó a Europa a través de España, donde había sido llevada por los árabes. Poseen un fruto comestible. Inicialmente fue un fruto considerado de muy mala reputación, porque pensaban que su consumo producía locura.

 

SU PODER CURATIVO

– Colesterol y arteriosclerosis: Constituyen uno de los alimentos más adecuados para mejorar la circulación. Su consumo reduce el colesterol y ayuda a prevenir la arteriosclerosis. Resulta muy útil comer esta fruta cuando hemos ingerido una comida abundante en grasas, como carnes o quesos, porque sirve de desengrasante y no permite que los ácidos grasos saturados se depositen en las arterias al expulsarlos a través de los intestinos. También estimula la bilis, por lo que resulta muy adecuado cuando nuestro hígado precisa una ayuda extra para disolver las grasas.

 

– Quemaduras: Si realizamos una pasta machacando la fruta, la podremos aplicar sobre la piel ejerciendo un efecto suavizante y de mucha utilidad para las quemaduras, especialmente las solares. De igual manera, aplicada sobre las zonas doloridas del cuerpo afectadas por enfermedades reumáticas, tiene un efecto balsámico calmando los dolores.

– Adelgazar: Resulta muy adecuada en dietas de adelgazamiento por su alto contenido en agua que supera el 90 % y especialmente por su bajo contenido calórico. Su consumo aporta minerales, como el fósforo y hierro, junto con el calcio, el sodio y el potasio. Su aporte vitamínico es pobre comparado con otras frutas, verduras u hortalizas. Posee vitaminas C, A, B1 y B2.

– Anticancerígena: Parece ser que su consumo inhibe el crecimiento de las células cancerosas en el estómago, de tal manera que en ciertas zonas su jugo se toma para prevenir esta enfermedad. La aplicación del mismo en animales que poseían lesiones estomacales precancerosas, ha dado resultados positivos, aunque no se ha demostrado lo mismo con los humanos. La utilización del jugo fresco resulta peligrosa, por tratarse de una planta perteneciente a la familia de las solanáceas, al igual que la papa, la misteriosa mandrágora o el alcohol contienen alcaloides que resultan tóxicos para la salud. Por este motivo es necesario comer el fruto cocido y en ningún momento ingerir las hojas que resultan muy peligrosas. Las personas con afecciones cardíacas deberían abstenerse de su consumo por los efectos excitantes que ejerce la solanina sobre el corazón.

MANERA DE CONSUMIRLA

La mejor manera de consumirla es guisarla al horno en combinación con cebolla, ajo, u otras hortalizas a las que realza el sabor y hace la función de pan. No resulta agradable comerla hervida. Es muy apetitosa cuando se come frita, pero por su peculiar textura absorbe mucho aceite y no resulta recomendable para las personas obesas.

 

EN ESCABECHE

Les sugiero que prepare solo lo necesario para un tiempo corto.

Ingredientes

4 berenjenas fresquísimas

1 litro de vino blanco seco

1/4 de vinagre de alcohol

1 peperoncino

4 dientes de ajo

2 hojas de laurel

Sal

Pimienta en granos

Aceite de girasol extra virgen.

Especias, hierbas aromáticas.

 

Preparación

Eliminar los cabitos de las berenjenas, pelarlas y cortarlas en tajadas longitudinalmente. Sumergirlas inmediatamente en la mezcla de vino blanco y vinagre con tres cucharaditas de sal gruesa. Cocinar a fuego moderado desde la ebullición hasta que noten ligeramente tiernas o al ‘dente’. Pasar todo en un recipiente cerámico y dejar enfriar. Puede conservarse  en frasco de vidrio herméticos. O escurrirlas y acomodar las tajadas en capas alternando con especias y hierbas de su gusto. Cubrir luego con aceite de (oliva) girasol o maíz.