Crean hisopo de prueba covid-19 con ingenio y experiencia
A+

Los hisopos por lo general no llaman mucho la atención. Pequeños, simples, económicos, de uso y desecho rápido, apenas parecen merecer su título de “dispositivos médicos”. Pero en medio de la pandemia de la covid-19, el humilde hisopo adquirió una importancia enorme. Sin él, las pruebas se detienen y la detección del virus se vuelve extremadamente difícil.

Por eso, cuando la demanda de hisopos se disparó el año pasado y los suministros comenzaron a escasear, el Dr. Paul Jannetto, director de laboratorio del Departamento de Medicina de Laboratorio y Patología de Mayo Clinic que se desempeña como vicepresidente del Comité de Gestión de la Cadena de Suministro del departamento, se enfrentó a un grave problema.

Hay dos fabricantes principales de hisopos nasofaríngeos flocados: el hisopo estándar para las pruebas moleculares del SARS-CoV-2. Mientras los fabricantes se esforzaban por aumentar la producción para satisfacer la demanda, el Dr. Jannetto y sus colegas de Gestión de la Cadena de Suministro se encargaron de buscar proveedores y tipos de hisopos alternativos.

Lo que parecía una tarea sencilla (encontrar más hisopos) se convirtió en una iniciativa masiva en la que participaron numerosos departamentos y expertos, y culminó con el diseño, la prueba y la fabricación masiva de Mayo Clinic de un nuevo dispositivo médico incluido en la lista de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés): el hisopo de cornete medio impreso en 3D.

Ese logro reforzó un eslabón fundamental en la cadena de suministro, lo que permitió a Mayo Clinic avanzar con confianza en el desarrollo de una prueba de covid-19 para uso doméstico y aliviar la carga de los equipos de atención médica que administran las pruebas en persona.

“Las asociaciones con proveedores de confianza, combinadas con la capacidad de autofabricar productos cruciales como estos hisopos, nos dan la posibilidad de hacerle frente a esta pandemia”, indica el Dr. Jannetto. “Nos da opciones para que no debamos comprometer la atención médica de alta calidad que ofrece Mayo Clinic”.

ALTERNATIVA INTERESANTE

Una de las primeras personas en opinar sobre el dilema de los hisopos fue la Dra. Bobbi Pritt, presidente de la División de Microbiología de Mayo Clinic. Sabía por investigaciones anteriores que los hisopos nasales de cornete medio podían ser tan eficaces como los hisopos nasofaríngeos para detectar infecciones virales de las vías respiratorias superiores.

“El Dr. Jannetto y yo comenzamos a comunicarnos desde el principio y, a partir de mi trabajo anterior con los hisopos de cornete medio para el diagnóstico de la gripe, buscamos en la bibliografía y descubrimos que estos hisopos también son buenos para la covid-19”, señala.

La Dra. Pritt vio los beneficios de seguir utilizando los hisopos de cornete medio. En primer lugar, son más cómodos para los pacientes porque no es necesario que se adentren tanto en el conducto nasal como los hisopos nasofaríngeos para obtener una muestra. En segundo lugar, los pacientes pueden recoger una muestra ellos mismos con un hisopo de cornete medio para las pruebas de covid-19, mientras que los hisopos nasofaríngeos no proporcionan esta opción. Esto significa que los pacientes pueden recoger su muestra en casa o pueden acudir a un entorno clínico para hacerlo con la supervisión de un profesional de atención médica que puede capacitarlos en la técnica adecuada desde una distancia segura.

INVESTIGAR LA PRECISIÓN

Después de que el equipo del laboratorio creara los hisopos y demostrara que podían imprimirse, llegó el momento de probarlos. El Dr. Joseph Yao, microbiólogo clínico de Mayo Clinic, realizó los estudios iniciales de los hisopos. Luego, la Dra. Pritt, el Dr. Yao y su equipo diseñaron un estudio clínico para comprobar si los hisopos de cornete medio podían servir para realizar pruebas precisas de covid-19. La Oficina de Innovación en Investigación del Departamento de Medicina de Laboratorio y Patología supervisó el reclutamiento, el consentimiento y la recolección de pacientes.

MENOS INVASIVOS

“La autorrecolección observada con los hisopos de cornete medio es un gran avance”, añade la Dra. Pritt. “No es necesario que sea un miembro del personal de enfermería el que recoja la muestra, como ocurre con los hisopos nasofaríngeos. Nuestro personal de enfermería está muy solicitado, por lo que la posibilidad de que otros empleados observen la autorrecolección es una gran ventaja. La autorrecolección observada también requiere menos uso de equipo de protección personal y nos permite conservar recursos valiosos. Por último, los pacientes prefieren los hisopos de cornete medio porque son menos invasivos y más cómodos”.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.