Cuidado con tu piel: 5 formas de cómo reconocer un lunar o mancha peligroso
A+

La mayoría de personas no tiene conocimiento que existe un nuevo lunar en alguna parte de nuestro cuerpo, estos presentan diferentes formas, tamaños, colores y dimensiones que por lo general no se le presta mucha atención ya que consideramos que no existe ningún tipo riesgo. Sin embargo, es importante conocer que debemos chequear esos lunares constantemente para detectar a tiempo alguna variación y así evitar el cáncer de piel.

Ante esto, el Dr. Carlos Salazar Banda, Cirujano Oncólogo de Cabeza y Cuello de la Liga Contra el Cáncer, señala que el cáncer de piel es la enfermedad más frecuente en el mundo y que es una de las causas de muerte más frecuente entre los jóvenes.

“Debemos realizarnos autoexploraciones varias veces al año pidiendo ayuda a la familia o amigos para revisar aquellas zonas donde no llegan nuestros ojos, como la espalda y conocer cómo son nuestros lunares sin obsesionarnos. La mayor parte de nuestros lunares son benignos y lo serán así toda nuestra vida. Además, es importante consultar y asistir con un médico cuando un lunar que ya teníamos empieza a picar, doler o sangrar.”, expresó el especialista

PUEDES VER | EsSalud puso en funcionamiento dos modernos tomógrafos en el Hospital Guillermo Almenara para detección y tratamiento de enfermedades

A continuación, el Dr. Salazar nos da a conocer qué detalles debemos tener en cuenta utilizando las clásicas siglas del ABCDE en cada lunar para saber si alguno ha sufrido alteraciones o se ha vuelto sospechoso, estas son:

1. Asimetría: si las dos mitades del lunar se ven muy distintas, podría ser una mancha maligna, por lo que será necesario acudir a un dermatólogo que lo compruebe.

2. Bordes irregulares: debemos prestar atención a los bordes, ya que los lunares causados por el cáncer de piel pueden tenerlos muy irregulares.

3. Color: es importante observar si el lunar tiene varios colores, los lunares muy oscuros o rojizos deben ser también revisados por un especialista.

PUEDES VER: Alertan que calzado inadecuado, falta de actividad física y sobrepeso aumentan riesgo de padecer espolón calcáneo en el pie

4. Diámetro: aunque muchos lunares peligrosos tienen un tamaño reducido, por lo general se convierten en sospechosos cuando son mayores de 6 milímetros.

5. Evolución: es recomendable observar cómo evolucionan los lunares que puedan revertir algún tipo de sospecha, para eso se recomienda un análisis mensual, a ser posible con ayuda de otra persona, que compruebe los de la parte trasera del cuerpo, ya que en muchas ocasiones los lunares malignos se encuentran en la zona de la espalda.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o  suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de  FacebookTwitter e Instagram.