Moderna tecnología en EsSalud permite reconstruir maxilares de pacientes sin dejar cicatrices
A+

Se trata de un trabajo que se realiza con mucha precisión y al detalle, cirugías bastante complejas y con resultados sorprendentes que se desarrollan en el hospital Alberto Sabogal de EsSalud. Las intervenciones quirúrgicas para pacientes que presentaron tumoraciones en la mandíbula se han revolucionado, antes para la técnica de reconstrucción se necesitaban hacer dos intervenciones: una para extraer la parte donante que normalmente solía ser de la cadera, miembros inferiores o de la clavícula y la segunda intervención, para usar la pieza en la reconstrucción en sí. Ahora surge la innovación con la instalación de un moderno aparato cuya función principal será la de hacer crecer al hueso.

“Ahora con un mismo procedimiento podemos instalar un moderno aparato en la mandíbula, así podemos hacer crecer el hueso, es un hueso de la propia zona. El resultado que se obtiene es una cicatriz inexistente en la parte externa, ya que todo el trabajo es en la parte interna y la calidad de hueso que se obtiene es muy adecuado e ideal”, sostuvo el vocero de EsSalud Dr. Hiroshi Concha.

El trabajo que se realiza es minuciosamente planificado. Se trabaja en base a modelos tridimensionales que se adaptan perfectamente al tamaño y a la anatomía del paciente. Una vez que se perfecciona se procede según lo programado.

El paciente ingresa a la sala de operaciones anestesiado y se ejecuta todo al milímetro. Se corta entonces el hueso de la mandíbula en la parte afectada. Luego de extirpar el tumor se coloca el dispositivo que ha sido fabricado exactamente para las necesidades del paciente.

Toda la cirugía que se hace es dentro de la boca, no hay necesidad de hacer ningún abordaje externo, por lo que el paciente no tendrá ninguna cicatriz externa poco estética que lo incomode.

“Una vez que comienza el proceso de reconstrucción de la mandíbula podemos observar que los dientes, que habitualmente ocupan la parte posterior de la mandíbula, y dado el proceso de crecimiento, las piezas dentales comienzan a cambiar de posición y a ubicarse en la parte delantera. Esta técnica de reconstrucción se llama distracción osteogénica, que es la utilización de un aparato para que por un mecanismo de trasporte desplazamiento se va estimulando el crecimiento y la formación del hueso”, señaló el Dr. Concha.

En pocos meses el hueso se ha osificado y se apreciará un hueso de muy buena calidad. Esta moderna técnica otorga muchos beneficios a los pacientes, proporcionando resultados no sólo funcionales sino básicamente estéticos, para mejorar la autoestima de nuestros pacientes.

Se recomienda que luego de la operación exista una alimentación suave, líquida primero para una pronta recuperación. Las últimas semanas se han realizado 5 exitosas intervenciones con esta novedosa técnica.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.