Primer marcapasos para perros realizado por médicos cardiólogos en Perú
A+

Salvar una vida, es la consigna de todo aquel humano que dedica su vida tanto a la medicina humana como a la veterinaria, ya que no hay distinción de especie mediante el igualitarismo y especismo. La historia de Simba, un perro mestizo de 9 años que en este estado de emergencia y en cuarentena no tenían acceso a veterinarias abiertas pues el estado de emergencia no lo permitía, pero se presentaron indicadores que alarmaron de forma agobiante a toda su familia, indica Christine Mayorga -madre del cuatro patas- Simba.

Síntomas de alerta: cansancio, agitación, aletargamiento y desvanecimiento son signos de alarma en todos los pacientes con enfermedades cardiotorácicas en el mundo animal-humano, ante estos factores inminentes la familia de Simba decidió llevarlo a CUORE-Centro de Cardiología Veterinaria- del Dr. Juan Diego Asencios.

El corazón de Simba latía más despacio de lo normal, lo que se conoce como un bloqueo en tercer grado, es decir, una condición que pone en riesgo su vida, Simba tenía el tiempo en contra, sin embargo el Dr. Asencios especialista en cardiología veterinaria y Director de Coure puso en marcha este procedimiento que como toda cirugía reviste un riesgo, cirugía nunca antes realizada en Perú y para ello reunió a un equipo de alta gama especialistas en cardiología veterinaria y humana de diferentes universidades privadas y nacionales, intervención que se llevo a cabo en dos horas .

Médicos como Ricardo Colma, cardiólogo intervencionista en medicina humana, Ximena Trelles, anestesióloga veterinaria y Viviana Tateishi, Médico Veterinario internista, la división de intervenciones estaba coordinada, los cardiólogos Asencios y Coloma iniciaron el procedimiento introduciendo a través de la vena yugular un electrodo en el interior del corazón de Simba con el objetivo de estimular al músculo cardiaco mediante nuevos impulsos eléctricos artificiales y el otro electrodo se conectó a una batería-fuente de energía- que permanecerá dentro de Simba de aquí en adelante, se revisó el funcionamiento del marcapasos y calibró según lo esperado y de acuerdo a las necesidades que presentaba Simba.

La operación fue exitosa, Simba pasó de 26 latidos por minuto a 80, luego pasó a UCI para ser monitoreado bajo el cuidado de la Dra. Tateishi, la familia recobró la tranquilidad que dejaron de tenerla frente a la enfermedad de Simba en plena pandemia.

Perú ha logrado una medalla cardiológica en la medicina veterinaria peruana, Juan Diego Asencios y su equipo demuestran que la ciencia avanza y que no solo cuenta el empoderamiento de un equipo sino valorar la vida animal tanto por el lado de la medicina y por el lado familiar, a quienes desde esta ventana aplaudimos por ser tutores que integran a un animal no como mascota sino como miembro de una familia.

POR: HEYDI CANDELA FEIJÓO

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.