Si estoy en un tratamiento inmunosupresor, ¿puedo vacunarme contra el COVID-19?
Vacunas anticovid-19
A+

Desde que inició el proceso de vacunación en el país, han surgido muchos cuestionamientos frente a la vacuna contra el coronavirus (COVID-19), los cuales podrían influir en el abandono o postergación de tratamientos médicos.

No obstante, cabe recordar que las dosis contra la covid-19 aprobadas están basadas en partículas virales inactivas, es decir, que son incapaces de replicarse y reproducirse, pero mantienen las características necesarias para que el organismo genere una respuesta inmune produciendo anticuerpos contra todas las proteínas del virus.

“Nuestro sistema inmunitario reconoce que la proteína es un cuerpo extraño y comienza a generar una respuesta inmunitaria y a producir anticuerpos, como sucede cuando se produce una infección natural por el COVID-19. Lo que quiere decir que las vacunas aprobadas hasta la fecha pueden ser administradas en pacientes inmunosuprimidos, ya que no se inyectará el virus vivo, y se anticipa que el perfil de seguridad sea similar en este tipo de pacientes que en la población general”, afirma el Dr. Martín Casapia, infectólogo.

PUEDES VER| Enfermedades de transmisión sexual: Conoce las complicaciones por falta de tratamiento

Frente a ello, es importante aclarar que no se debe interrumpir el tratamiento inmunosupresor para recibir la vacuna. Esto implicaría un riesgo de recaída de la enfermedad de base que ya se encuentra controlada y podría ser peligroso para el paciente. Tampoco se debe modificar la pauta de administración del tratamiento inmunosupresor y siempre se debe estar bajo el control del médico de cabecera ya que se recomienda la vacunación en un momento en el que la enfermedad de base esté controlada.

“Aunque la tecnología con la que se desarrolló la vacuna contra el COVID-19 es nueva, la base biológica es sólida y se ha estudiado para las vacunas contra la gripe, el zika y la rabia. Asimismo, las vacunas fueron sometidas a los mismos estándares rigurosos de seguridad y efectividad que todos los demás tipos de vacunas y cuentan con la aprobación u autorización para uso de emergencia por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), por lo que las vacunas disponibles en la actualidad están basadas en tecnologías que no suponen ningún riesgo”, explica el también infectólogo Dr. Jorge Gallardo.

PUEDES VER| Pedro Castillo responde a Keiko Fujimori: «Si está tan apurada por debatir, la espero este sábado a la 1 de la tarde»

EFECTOS SECUNDARIOS

Los efectos secundarios más comunes de la vacuna son leves y pueden incluir cierto malestar general, dolor en el lugar de la inyección e incluso fiebre, pero estos síntomas son transitorios y suelen desaparecer en 24-48 horas.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.