Viruela del mono: sepa cómo se contagia y cuáles son los síntomas

Comenzó en 1970 y aún no tiene tratamiento.

La viruela del mono es una ‘zoonosis viral rara’ que genera lesiones en el cuerpo de las personas. Aunque no es una enfermedad nueva, pues el primer caso se remonta a 1970, hasta el momento no tiene tratamiento ni vacuna. En esta nota descubra todo lo que se conoce de la enfermedad.

¿Qué es?

Es una zoonosis, una enfermedad transmitida de animales a humanos que produce síntomas parecidos a la viruela. Según la OMS se ha convertido en el orthopoxvirus más relevante que se transmite de mamíferos a humanos.

Esta viruela fue detectada, por primera vez, en Congo en 1970 en un niño de nueve años. Por ello, la mayoría de casos son registrados en las zonas rurales de la selva tropical de la cuenca del Congo y el África occidental.

¿Cuáles son los síntomas?

Las erupciones en la piel, sobre todo en el rostro, son los síntomas más evidentes de viruela del mono (también conocida como viruela símica o del simio).

TAMBIÉN LEE: Viruela del mono: Minsa oficializa alerta epidemiológica por enfermedad

De contagiarte, el virus comenzará a hacer efecto entre los 6 y 16 días. Y suele dividirse en etapa de invasión y etapa de erupción.

En el primer periodo, el cuerpo humano suele reaccionar con fiebre, cefalea intensa, linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), dolor lumbar, mialgias (dolores musculares) y astenia intensa (falta de energía).

Posteriormente, entre uno y tres días después del inicio de la fiebre, aparecen las distintas fases del exantema (erupciones en la piel) que, por lo general, afecta primero al rostro y luego se extiende al resto del cuerpo.

¿Cómo se contagia?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la infección se produce por contacto directo con la sangre, los líquidos corporales, las lesiones de la piel o las mucosas de animales infectados.

TAMBIÉN LEE: Minsa recibió más de 1 millón de vacunas contra la influenza para adultos

La transmisión secundaria (de persona a persona) puede producirse por contacto estrecho con secreciones infectadas de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada. Asimismo, se ha detectado riesgo de contagio por el uso de objetos contaminados con los fluidos del paciente o materiales de la lesión.

La transmisión se produce principalmente por gotículas respiratorias, generalmente tras prolongados contactos cara a cara con el paciente, lo que expone a los miembros de la familia de los casos activos a un mayor riesgo de infección, refiere la OMS.

TE PUEDE INTERESAR:

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.