Vuelve a sonreír: Aprende a curar el dolor de encías
A+

El dolor de encías puede ser muy molesto, que incluso nos puede impedir masticar con facilidad. Además, muchas veces viene acompañado de sangrado, que lo convierte en un problema todavía más molesto.

Se trata de un problema oral bastante común, originado por una inflamación de las encías, que normalmente viene acompañada de un sangrado de las mismas. Esta inflamación puede deberse a diversas causas:

 

higiene bucal

Higiene dental deficiente.

Presencia de caries en los dientes.

Infecciones bacterianas como la gingivitis o la periodontitis.

Problemas de sonrisa gingival.

Problemas de encías retraídas.

Bruxismo.

Uso de prótesis, ortodoncia o implantes dentales.

Cambios hormonales, por ejemplo, durante la adolescencia, la menstruación o el embarazo.

Anemia.

Diabetes.

Fumar.

 

REMEDIOS PARA ACABAR CON EL DOLOR DE ENCÍAS

Si tu dolor en las encías es persistente, dispones de diversos remedios naturales que pueden ayudarte a aliviarlo y combatirlo.

Hielo:

La aplicación de hielo sobre la zona inflamada siempre suele ayudar a rebajar la hinchazón y el dolor. En este caso, intenta aplicar el hielo envuelto en una toalla sobre la zona externa, en las mejillas o los labios, dependiendo de qué zona de la encía te duela. Aguanta durante 15 o 20 minutos, y repite diariamente si es necesario.

Pasta de limón:

Exprime un poco de zumo de limón y mézclalo con suficiente sal como para crear una pasta consistente. Aplica esta pasta por la zona inflamada y déjala actuar durante al menos 10 minutos. Haz gárgaras y enjuágate con agua tibia. Puedes repetir este remedio diariamente.

 

Te negro

Bolsas de té negro:

Deja reposar dos bolsitas de té negro en agua caliente durante 15 minutos. Déjalas enfriar y aplícalas sobre la zona inflamada de la encía, durante al menos 5 minutos. Puedes aplicar este remedio tantas veces como necesites.

Enjuagues con sal:

Agrega una cucharadita de sal en un vaso de agua tibia y remueve para que se disuelva bien. Haz gárgaras con esta solución durante unos minutos y repite el remedio al menos 3 veces al día.

Zumo de arándanos:

Tomar zumo de arándano diariamente te ayudará a evitar la acumulación de bacterias en la boca, que causan inflamación en las encías.

Aceite de coco:

Mezcla dos cucharaditas de aceite de coco con una pizca de bicarbonato, formando una pasta homogénea. Masajea esta pasta sobre la zona inflamada de la encía con ayuda de un algodón. Además, puedes usar esta pasta como pasta de dientes, para actuar en toda la boca. Puedes usar este remedio diariamente.

Miel:

Aplica un poco de miel en la encía inflamada, masajeando suavemente en círculos la zona. Después deja que actúe durante unos minutos y finalmente puedes enjuagarte con agua tibia.

Consejos para que no aparezca el dolor de encías

Mantén una buena higiene bucal:

Es muy importante mantener una buena higiene dental. Procura cepillarte los dientes al menos dos o tres veces al día, después de las comidas.

Hilo dental

 

No olvides el hilo dental:

Además de cepillarte los dientes también será importante que uses hilo o seda dental, ya que terminará de eliminar los restos de comida que el cepillo no ha llegado a alcanzar.

Evita el tabaco:

El humo del tabaco es una sustancia muy agresiva con nuestra boca. Fumar habitualmente irritará tus encías, pudiendo provocar dolor y sangrado.

evita el tabaco

Evita el alcohol y las bebidas azucaradas:

Abusar del alcohol y de las bebidas azucaradas también puede originar una inflamación de las encías, ya que son sustancias que contribuyen a la acumulación de la placa bacteriana.

Acude al dentista al menos dos veces al año:

Es recomendable hacerse revisiones dentales periódicas para asegurarte de que tu boca está sana. Además, también es importante hacerse limpiezas dentales regularmente para evitar la acumulación de sarro y los problemas que ello origina.