Yogur y kéfir previenen el cáncer de colon
A+

Cuando pensamos en cáncer imaginamos al vecino que murió, al primo lejano que enterramos, en fin, pensamos que nunca nos pasará. Alimentos tan inocentes como las papas fritas por estar cocinados en aceite recalentado son potentes cancerígenos.

Muchos padres se las dan alegremente hasta a los niños. Lo mismo sucede con los chorizos quemados y las carnes cocinadas al carbón que contribuyen a crear un ambiente ácido en nuestros intestinos, ideal para el desarrollo de células cancerígenas.

La solución es aumentar el consumo de verduras crudas que por su riqueza en Vitamina C y fibra alcalinizan nuestro interior, una especie de vacuna contra los males degenerativos. Curiosamente en muchos restaurantes limeños se escucha que el comensal pide que le retiren el tomate o lechuga que tanta falta le hace a su colon. Otra solución es aumentar el consumo de yogur natural frutado en casa. Lo ideal es combinarlo con frutas incas libres de químicos como son  el mamey, la guayaba, las guabas o el sanky.

 

YOGUR Y FRUTAS

RECETAS DE FRUTAS ANTICÁNCER Y YOGUR

En las mañanas podemos tomar un vaso de yogur natural con un jarabe casero anticáncer preparado licuando un mango, una lúcuma y un durazno. También puede hacer un jarabe inca licuando medio kilo de guayaba, cinco fresas y miel de abeja. Estos sabores tan andinos y peruanos son potentes antioxidantes anticáncer. Si tiene diabetes o está subido de peso endulce con infusión de hojas secas de stevia. Pruebe y verá. Se sentirá muy bien y además revalorará las frutas incas, legado de las culturas milenarias de nuestra patria.

 

PRIMERO LIMPIE SU COLON

Deiter Linares Guerrero, director de Perú Natural, comenta que debemos limpiarnos por dentro un mes de cada seis meses. Tomemos por las mañanas un gran vaso de jugo de papaya sin azúcar con tres cucharadas de chía remojada por una noche, tres pecanas y media fruta sanky. Después de una hora desayune papaya en trozos y plátano palillo. Con esta sencilla dieta le dará a su intestino grueso una limpieza profunda.

Una vez limpio su interior debe estimular las bacterias benéficas que elevan sus defensas. Para esto es ideal el yogur. Pero no cualquier yogur, uno hecho en casa o comprado en una casa naturista con una fecha de vencimiento de máximo quince días. Compre el yogur blanco, licue las frutas en su casa y añada sin licuar. Puede frutar licuando mango y guayabas. Otra opción deliciosa es licuar medio kilo de uvas negras, colar y licuar con un plátano rojo.

 

KÉFIR

KÉFIR: LA LECHE CURATIVA DE RUSIA

Muchas amas de casa conocen el “yogur de honguitos”. Parecen granos de arroz, pero son una combinación de bacterias y levaduras. Es originaria de Rusia y Mongolia. Se dice que fueron traídos a Europa por los hombres de Gengis Kan. La preparación es supersimple. Mezcle dos o tres cucharadas de kéfir en un litro de leche. Al día siguiente cuele y añada fruta licuada.

 

BUENA ALIMENTACIÓN

No podemos comer todo lo que se nos antoje. Si mezclamos mucho en una sola comida no podremos digerir bien los alimentos. Evite desayunar carnes, panes o azúcar. Elija hervir kiwicha con canela y clavo y un poco de membrillo. Opte por una mazamorra de kañiwa, un potente anticancerígeno. Este 2017 debemos cortar la cadena del dolor y la enfermedad comiendo lo que nos conviene. Recuerde que el yogur combina muy bien no solo con la kiwicha pop sino también con la kañiwa o incluso la quinua pop.

YOGUR CON CEREAL