Argentina: endurecen medida de cuarentena en Buenos Aires
A+

La capital argentina y su populosa área metropolitana (AMBA), junto a la norteña provincia de Chaco y otras localidades con alta circulación, comenzaron una etapa más estricta de la cuarentena, marcada por el cierre de los negocios no esenciales y mayores controles de tránsito.

En esta nueva etapa, que en principio se prolongará hasta el 17 de julio, todas las actividades comerciales volverán a cerrar sus puertas a excepción de las 24 consideradas como esenciales, entre las que se incluyen personal sanitario, fuerzas de seguridad, trabajadores públicos, prensa y trabajadores de la industria alimentaria.

Los trabajadores de estas actividades son los únicos que pueden usar el transporte público o transitar con sus vehículos, junto a las personas exceptuadas por asuntos puntuales como el cuidado de mayores. Para asegurar el cumplimiento de la norma, se intensificaron los controles, principalmente en los puntos de acceso a la capital, a la que cada día, a pesar de la cuarentena, acceden 850,000 personas a trabajar, según datos del gobierno de la ciudad.

Los controles en la carretera comenzaron a aplicarse este lunes, aunque desde hoy se restringe el paso de los trabajadores no esenciales en las 20 entradas a la capital habilitadas, mientras que otras 20 permanecen “semihabilitadas”, 27 están cerradas y 26 puentes peatonales están abiertos.

Como ya ocurrió cuando se inició la cuarentena el pasado 20 de marzo, muchos negocios tuvieron que volver a bajar sus persianas después de que en las últimas semanas consiguieran reabrir de forma gradual y con la aprobación de protocolos sanitarios para cada actividad.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.