Donald Trump rompe acuerdos de la Cumbre del G7
A+

LA MALBAIE.- El presidente Donald Trump retiró el apoyo de Estados Unidos a la declaración final de la Cumbre del G7 en una pelea comercial en la que acusó de deshonesto a Justin Trudeau, el líder canadiense que presidió la reunión.

El grupo de países más industrializados anunció que había consensuado un comunicado conjunto para tratar de evitar una escalada proteccionista, tras dos días de reuniones muy difíciles por el giro aislacionista de EE.UU.

Sin embargo, la tensión estalló poco después. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, criticó la política de Trump en su rueda de prensa de clausura y el presidente se revolvió vía Twitter poco rato después. Fiel a su talante, volcánico, imprevisible, anunció que había ordenado a sus representantes que no suscribieran el texto.

«Teniendo en cuenta las falsas declaraciones de Justin en su rueda de prensa, y el hecho de que Canadá está gravando con aranceles masivos a nuestros ganaderos, trabajadores y empresas, he instruido a nuestros representantes para que no apoyen el comunicado mientras miramos los aranceles sobre los automóviles que entran en el mercado estadounidense», escribió Trump.

La cumbre fracasó estrepitosamente en el objetivo de rebajar las tensiones, empezando como empezó ya crispada, con reproches públicos de Trump a la Unión Europea y Trudeau, y la réplica del de Macron, que advirtió al neoyorquino que nadie es eterno y que el mercado de los seis países restante superaba al de EE.UU.

Contra pronóstico, los países del G7, EE.UU., Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Japón consensuaron un comunicado en el que acordaron reducir aranceles, de forma genérica, y se comprometían a modernizar la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Tanto el presidente francés, Emmanuel Macron, como Trudeau, afirmaron que el consenso incluía también a EE.UU.

Pero en la rueda de prensa de clausura, Trudeau expresó su enfado con el presidente estadounidense y el magnate neoyorquino estalló y retiró su apoyo al comunicado final de la cumbre del G7.

“INSULTANTE”

El primer ministro canadiense calificó de «insultante» que Washington haya usado el argumento de la seguridad nacional para subir los aranceles a sus productos, teniendo en cuenta que soldados de ambos países «han luchado hombro con hombro en tierras lejanas».