El ejército de Turquía penetra enclave kurdo

La región de Afrín controlada por las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), milicia aliada de Estados Unidos, jugó un papel clave en la derrota del Estado Islámico.

ESTAMBUL. – Soldados de Turquía ingresaron este domingo en una región del norte de Siria controlada por los kurdos, en el segundo día de una gran ofensiva contra la milicia de kurdos sirios, considerada «terrorista» por Turquía, y tras disparos de cohete contra una ciudad fronteriza turca. El primer ministro turco Binali Yildirim anunció que los militares turcos entraron en territorio sirio a las 11:05 (08:05 GMT) en la región de Afrín, controlada por los kurdos, desde Gulbaba, una ciudad turca fronteriza con Siria. Esta zona está controlada por las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la milicia kurda de Siria que Ankara considera terrorista. En la noche del sábado, cuatro cohetes disparados desde zonas controladas por las YPG cayeron en la ciudad fronteriza turca de Kilis, causando un herido leve, según la agencia Dogan, que añade que la artillería turca replicó de inmediato.

“RAMA DE OLIVO”

La agencia de noticias estatal turca, Anadolu, aseguró que las fuerzas turcas -cuyo número no fue precisado- avanzaban en la región junto a combatientes sirios de un grupo rebelde entrenado por Ankara. «La operación ‘Rama de olivo’ se desarrolla como está previsto, la ofensiva terrestre empezó», indicó el ejército turco este domingo en un comunicado, y agregó que 153 objetivos -refugios y escondites de armas- fueron alcanzados.

El ejército turco lanzó el sábado una amplia operación terrestre y aérea en la región de Afrín contra posiciones de las YPG, desafiando las advertencias estadounidenses de que la acción podría desestabilizar aún más la región. Las YPG tienen el apoyo de Washington en su lucha contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI). La operación turca iniciada el sábado dejó 10 muertos, en su mayoría civiles, según las YPG.