Embajador marroquí en Perú, Amín Chaoudri: «España originó la crisis con Marruecos»
A+

Las relaciones entre España y Marruecos están a punto de romperse, por la decisión de Madrid de hacer ingresar secreta e ilegalmente a su territorio del jefe de las milicias del Polisario, procesado por la justicia española. Este es el verdadero origen de la crisis entre los dos países.

En una entrevista exclusiva a EXPRESO, el embajador del Reino de Marruecos, Amín Chaoudri, reveló que el verdadero origen de la crisis actual entre los reinos de Marruecos y España.

 

-Muchos medios españoles reportaron en estos últimos días sobre la ola migratoria ocurrida en el enclave de Ceuta, acusando a Marruecos de provocar una crisis diplomática sin precedentes con España. ¿Cuáles son los motivos reales de esta crisis?

Ante todo, debemos contextualizar esta crisis y al mismo tiempo aclarar algunas cuestiones.

La realidad de esta crisis diplomática entre mi país y España, y no con la Unión Europea como pretenden algunos, se remonta a mediados de abril y es debida principalmente al escándalo de la acogida secreta e ilegal por parte de Madrid del llamado Brahim Ghali, con pasaporte diplomático argelino e identidad falsos para escapar de la justicia española, que le procesa desde el 2008 por crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad, violación y violaciones de los derechos humanos a ciudadanos españoles.

Este acto es percibido por Marruecos cómo un acto premeditado, inaceptable y de confabulación con un enemigo que llama a hacer la guerra contra los ciudadanos marroquís.

Dicho esto, es el ingreso secreto e ilegal de este criminal de guerra a un territorio europeo, violando toda la reglamentación de Schengen, el motivo real de la inédita crisis que vivimos hoy en día con España, quien dice que cuenta con el apoyo unánime de la Unión Europea, pero que ni siquiera lo consultó a sus socios europeos antes de autorizar al criminal pisar su territorio.

Los responsables de esta crisis hicieron caso omiso a las críticas de diferentes responsables de su mismo gobierno que consideran que la entrada con una identidad ficticia del denominado Brahim Ghali constituye un grave error.

Por otra parte, debemos aclarar a la opinión pública peruana algunas cuestiones relacionadas con la inmigración que he leído estos días. Fuera de cualquier análisis emocional a la cuestión de los flujos migratorios hay que subrayar que es completamente falso decir que Marruecos “chantajea” o “provoca” a España mediante la inmigración.

Primero, en Marruecos rechazamos categóricamente el rol que nos quieren atribuir de ser gendarmes o guardianes de fronteras de cualquier otro país. Hemos demostrado desde siempre que trabajamos en partenariados sólidos, recíprocos y sinceros con nuestros socios europeos.

Segundo, solamente en los últimos tres años hemos abortado más de 14.000 tentativas de inmigración, desmantelado más de 4.200 mafias de inmigración ilegal y le aseguro que muchas trabajaban en Sebta. Hay más de 20.000 agentes de seguridad movilizados por este tema en detrimento de la seguridad dentro del país. Si no hay crisis migratoria en el oeste mediterráneo es porque Marruecos hace una excelente labor en partenariado con la Unión Europea.

Tercero, cabe recordar el enorme coste que asume mi país para controlar la inmigración donde recibimos menos del 20 % del presupuesto por parte de Unión Europea. En la realidad, los últimos acontecimientos demostraron que Marruecos asume el 99 % del esfuerzo mientras que España moviliza su aparato mediático para difamar y sobre todo para desviar la atención de la opinión pública internacional del verdadero problema y el escándalo de acoger secretamente a un criminal de guerra.

 

-¿Por qué España decidió acoger en su territorio y a escondidas al líder del frente Polisario Brahim Ghali ?  

Esta es una pregunta que nos gustaría que nos la respondan los miembros del Gobierno español quienes tomaron esta decisión. Lo que sí podemos asegurar es que desde mediados de abril, Marruecos ha pedido aclaraciones y ha formulado muchas interrogaciones como ¿Por qué el denominado Brahim Ghali fue admitido en España a escondidas y con un pasaporte falso? ¿Por qué España consideró útil no informar a Marruecos? ¿Y por qué la justicia española no ha reaccionado aún a las numerosas denuncias presentadas por las víctimas?

Hasta el día de hoy, Marruecos no ha recibido de Madrid ninguna respuesta o justificación aceptable a las preguntas que se plantearon, ni ninguna prueba de buena vecindad y asociación.

Las autoridades españolas sólo alegaron que lo han recibido por “razones humanitarias”. Un pretexto inaceptable y totalmente rechazable puesto que no le exime de ser procesado por la justicia española por los varios delitos graves.

 

-Tras la ola migratoria en Ceuta, la Cancillería española convocó a la embajadora de Marruecos en Madrid y un día antes Marruecos llamó a consultas a su embajadora. ¿Qué significa esto?  

En un acto inédito, inhabitual en las relaciones entre países vecinos y raro en la práctica diplomática, las autoridades españolas dieron solamente treinta minutos a la embajadora de Marruecos en Madrid, Karima Benyaich, para acudir al Ministerio de Asuntos Exteriores.

Justamente el día anterior, mi colega había recibido las indicaciones de su llamada a consultas en Rabat. Lo cual significa que la crisis durará mientras no se resuelva su verdadera causa.

Marruecos se niega a recibir intimidaciones, basadas en tópicos del pasado, y seguirá teniendo claro el origen de esta crisis, su génesis y sus responsables. El doble lenguaje de España y su intento de vender la historia del flujo migratorio como detonante de la crisis actual entre ambos países con el fin de desviar la atención de la opinión pública y sus maniobras y ataque mediático para ocultar el verdadero origen de esta crisis y que radica en el hecho de que Madrid prefirió confabular con los adversarios de Marruecos en una cuestión fundamental para mi país y mis compatriotas, que es el Sáhara marroquí.

 

-Los medios citados informan también de que Marruecos recibe ayudas financieras de la Unión Europea para controlar la inmigración clandestina. ¿Algún comentario?

Como he dicho antes, los recientes eventos en el presidio ocupado de Sebta demuestran que el 99 % del esfuerzo en la lucha contra la inmigración ilegal lo hace Marruecos, contra nada del otro lado.

Marruecos de hecho, asume un alto coste financiero por la buena vecindad con España y Europa no ofrece ni el 20 % del coste que empleamos en la lucha contra la inmigración clandestina.

Marruecos es un actor responsable que tiene el derecho de exigir la responsabilidad recíproca, el mismo compromiso y la confianza mutua a sus socios. Mi país moviliza sus fuerzas de seguridad y paga de su presupuesto para preservar la buena vecindad, pero esto no significa que sea el gendarme en la lucha contra la migración ilegal.

Todo este esfuerzo lo hacemos porque confiamos en nuestro partenariado con nuestros socios europeos, pero dicho partenariado no puede ser de una sola dirección, no puede ser basado única y exclusivamente sobre el tema de la inmigración, no puede ser de relación profesor-alumno como hemos leído en la prensa española, y tampoco puede ser edificado sobre confabulaciones y conspiraciones nocturnas y clandestinas.

 

-Las tensiones entre los dos países vecinos y muy cercanos geográficamente podrían tener graves repercusiones sobre el futuro de las relaciones bilaterales entre Marruecos y España ¿Cuáles podrían ser las vías de salida de esta crisis?

Antes de todo, España debe esclarecer a sus conciudadanos y a sus socios de la UE cómo puede albergar en el territorio europeo a un individuo con una identidad falsa y encima procesado por crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad, violación y violaciones de los derechos humanos y solicitado por la Audiencia Nacional española.

También, debe explicar a las tantas víctimas de esta persona, a la Asociación Canaria de Víctimas del Terrorismo y a la mujer que violó, que solo piden justicia, cómo una coordinación entre los dos ministros de Asuntos Exteriores, el español y el argelino, puede terminar con el ingreso de este criminal en su territorio sin ser procesado en el mismo aeropuerto.

España deberá elegir. Si opta por el mismo procedimiento para exfiltrar a esta persona fuera de su territorio, sin ser juzgado por los graves delitos que se le imputan, en ese momento habría elegido el estancamiento y el empeoramiento de la crisis con Marruecos y además confirmaría la llamada de atención de la Unión Europea al gobierno español sobre la independencia del Poder Judicial en España.

Marruecos tiene el derecho de saber el motivo real de la acogida de este criminal por parte de España, ya que las razones humanitarias que alega Madrid no explican el secretismo, los falsos documentos argelinos, ni las maniobras del gobierno español, ni la campaña mediática hostil e instrumentalizada para desviar la atención sobre este tema.

En este marco, Marruecos llama a España a reconocer y asumir sus graves actitudes y evitar el doble lenguaje y recordar que mi país siempre ha demostrado con hechos el verdadero significado de la buena vecindad y el partenariado en diferentes momentos, como cuando se rechazó recibir al presidente catalán Puigdemont, en el auge del independentismo en Cataluña, sin la presencia de la Embajada española en Rabat.

Marruecos no se va a intimidar, somos un país emergente y orgulloso de nuestros logros, hemos podido preservar nuestra estabilidad y asegurar nuestro progreso económico y desarrollo social gracias a las reformas iniciadas bajo el liderazgo de Su Majestad el Rey Mohammed VI.

Lamentablemente, en esta crisis se vio claramente que tenemos dos países con diferentes objetivos; uno que mira hacia el futuro y quiere construir y reforzar un partenariado basado sobre el respeto, la buena vecindad y la reciprocidad y otro que mira hacia el pasado, con maniobras de antaño.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.