España suma siete días sin muertos por COVID-19, según el recuento oficial
A+

España sumó este sábado, según el recuento oficial, su séptimo día sin fallecidos por coronavirus y 130 nuevos casos en las últimas 24 horas, unas cifras alentadoras, con las que el país se prepara ya para el retorno en poco más de una semana a la vida «normal», mientras las autoridades sanitarias se mantienen alerta ante posibles rebrotes.

La principal preocupación está ahora en el foco detectado en un hospital de la región del País Vasco (norte), que registra 37 casos de COVID-19, mientras se investiga otro centro sanitario en el que cuatro profesionales han dado positivo.

El Ministerio de Sanidad mantiene en 27,136 el total de fallecidos desde el inicio de la pandemia y en 243,605 los positivos confirmados, con la región de Madrid con el mayor número de diagnosticados, 35, en las últimas 24 horas.

Por eso, el gobierno regional madrileño ha avanzado que prevé mantener «algunas restricciones» durante el mes de julio, cuando todo el país haya salido ya del desconfinamiento, y en algunos casos «todo el verano», pero a que las medidas excepcionales que han regido durante los últimos tres meses decaerá el 21 de junio para el conjunto del territorio.

PRIMEROS INDICIOS DE LA «NUEVA NORMALIDAD»

Pero hasta que llegue ese día, este fin de semana España está notando la relajación de muchas de esas medidas y el regreso de algunas actividades, aunque con restricciones.

Por ejemplo, en la región de Galicia (noroeste), limítrofe con Portugal, que será la primera en estrenar la «nueva normalidad» el lunes, hoy abrió sus puertas la Feria del Libro de Santiago de Compostela, la primera que se celebra en España en el contexto de la pandemia, con medidas especiales de seguridad.

También es este el primer fin de semana de cine en sala para la mayoría de las ciudades españolas tras tres meses de confinamiento en los que las plataformas televisivas han ocupado si lugar.

Eso si, los espectadores han tenido que adaptarse a las nuevas circunstancias, que incluyen la preventa de entradas, agotadas en algunas salas y el uso de mascarilla, que se pueden quitar una vez acomodados en las butacas con la conveniente distancia de seguridad.

EL REGRESO A LA VIDA EN EL PALACIO DE HIELO

Quizá el regreso a la vida más significativo de este fin de semana sea el del Palacio de Hielo de Madrid, un centro comercial repleto de establecimientos comerciales, restaurantes y zonas deportivas que tuvo que ser transformado en una morgue provisional en los momentos más duros de la pandemia.

Durante un mes, el edificio llegó a albergar casi 1.200 cuerpos de víctimas del coronavirus, pasando a ser un símbolo de la tragedia en la capital española, que poco a poco vuelve ahora a la normalidad.

CITA PREVIA PARA LAS PLAYAS

Los bañistas volverán a acudir a partir del lunes a las playas de Benidorm, en la costa mediterránea, el destino turístico de sol y playa más conocido internacionalmente y el más elegido por los británicos, que anualmente inundan calles, bares y arena.

Sin embargo, este año, tendrán que reservar su acceso al arenal a través de una plataforma digital que implementará la empresa concesionaria que gestiona las playas, que además estarán parceladas en áreas de 4 por 4 metros para garantizar la distancia social entre las personas.

Con esta nueva distribución podrán acoger a un máximo de 26.066 personas, cuando la capacidad total estimada en una situación normal es de unas 40.000 personas.

En Barcelona este es el primer fin de semana que se permite el baño en sus playas con un aforo limitado del 80% que se controla a través de videosensores.

Además, el ayuntamiento de la capital catalana ha puesto en marcha una web que permite a los usuarios consultar el nivel de ocupación.

CON INFORMACIÓN DE EFE

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.