Estados Unidos activa plan para suspender la norma que permite expulsar migrantes

Solo durante octubre, se registraron más de 78,400 expulsiones del territorio estadounidense.

Estados Unidos ha iniciado un plan para acabar con el Título 42, la norma sanitaria utilizada para expulsar de forma rápida a los migrantes que llegan a la frontera sur con la excusa de la pandemia de COVID-19.

El plan fue anunciado este martes 22 de noviembre, luego de que un juez federal le diera al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) un plazo de cinco semanas para suspender dicha norma.

Una vez que la normativa, puesta en pie durante el gobierno de Donald Trump (2017-2021), sea suspendida, se aplicará el Título 8 que permite a los migrantes solicitar asilo en diversos puertos de entrada y da la autoridad al Gobierno para deportar e incluso imponer penalidades a quienes no cumplan con los requisitos.

El subsecretario interino del DHS, Blas Núñez Neto, explicó que entre los planes del Ejecutivo están incluidas medidas para reducir los tiempos de procesamientos, aplicar represalias a quienes crucen la frontera de manera ilegal e iniciar un trabajo conjunto con gobiernos de la región para hacer frente a los coyotes y traficantes de personas.

TAMBIÉN LEE: AMLO cancela cumbre de Alianza del Pacífico por ausencia de Castillo

«Hay más de 23,000 agentes en la frontera y hemos incrementado significativamente nuestra capacidad de detención para poder transportar a los migrantes y deportarlos», agregó el funcionario.

Núñez aseguró que la administración de Joe Biden está en conversaciones para deportar migrantes venezolanos a terceros países. Agregó que, históricamente han repatriado a ese sector de los migrantes y que lo seguirán haciendo.

La semana pasada, el juez federal Emmet Sullivan, del distrito de Columbia, emitió un fallo que obligaba al gobierno a acabar con el Título 42, al que calificó como arbitrario y caprichoso, debido a su origen en una ley del siglo XIX diseñada para frenar la «introducción» de enfermedades contagiosas en Estados Unidos. De esta manera, el gigante norteamericano tenía la libertad de no permitirle a los migrantes a solicitar asilo cuando lleguen al país y expulsarlos rápidamente.

TAMBIÉN LEE: Jair Bolsonaro: partido del presidente de Brasil pide invalidar elecciones ganadas por Lula da Silva

La resolución judicial de Sullivan ayudó a desaparecer la última de las barreras impuestas por Trump a la inmigración que quedaban en pie, y también, supuso un gran desafío para el gobierno de Biden en un momento en el que se registran cifras record de migrantes indocumentados.

Solo durante el último octubre, se registraron 230,000 arrestos en la frontera entre Estados Unidos y México, con más de 78,400 expulsiones del territorio estadounidense.

TE PUEDE INTERESAR:

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.