Flynn confiesa que mintió al FBI
A+

WASHINGTON. Michael Flynn, exasesor de Seguridad Nacional del presidente de EE.UU., Donald Trump, se declaró ayer culpable de haber mentido al FBI sobre sus conversaciones con miembros del Gobierno ruso y admitió que «importantes miembros» del equipo del actual mandatario sabían de sus actividades.

En una audiencia en la Corte del Distrito de Columbia, Flynn se comprometió a colaborar con el fiscal especial de la investigación rusa, Robert Mueller, lo que podría desembocar en más imputaciones.

Como parte de esa colaboración, según la cadena ABC, Flynn planea testificar que Trump fue quien le pidió que iniciara contactos con el Kremlin cuando el presidente Barack Obama aún estaba en el poder con el objetivo de que EE.UU. y Rusia trabajaran juntos en la lucha contra el Estado Islámico (EI) en Siria.

Ya, durante la audiencia, la fiscalía especial aseguró que «importantes miembros» del equipo de Trump sabían de las conversaciones que, en diciembre de 2016, mantuvieron Flynn y el entonces embajador ruso en EE.UU., Serguéi Kisyliak, sobre unas sanciones que Obama había impuesto a Rusia.

Entonces, el 29 de diciembre de 2016, Obama ordenó la expulsiónde 35 diplomáticos rusos de EE.UU. e impuso sanciones al Kremlin en respuesta a los ataques de Rusia para intervenir en las elecciones presidenciales de 2016 con el objetivo de perjudicar a Hillary Clinton y beneficiar a Trump.

Según dijo el fiscal Brandon Van Grack, «un miembro muy importante» del equipo que preparaba la transición de poder entre Obama y Trump pidió a Flynn que se pusiera en contacto con el entonces embajador ruso en EE.UU. con el objetivo de evitar que el

Kremlin respondiera con dureza a las sanciones de Obama.

Al día siguiente, el presidente ruso, Vladímir Putin, anunció que Moscú no tomaría represalias en respuesta a esas sanciones.

Según la fiscalía especial, Flynn conversó sobre sus contactos con Rusia en varias ocasiones con «importantes miembros» del equipo de Trump y llegó, incluso, a llamarles por teléfono mientras estabanen el exclusivo club del mandatario en Mar-a-Lago, en la costa sureste de Florida.

Las conversaciones de Flynn con el embajador ruso se produjeron en diciembre de 2016 y versaron sobre las sanciones de Obama, así como sobre una resolución sobre los asentamientos israelíes que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se estaba preparando para votar.

Según The New York Times, Flynn y Jared Kushner, yerno y asesor del presidente, fueron las personas designadas para lidiar con ese tema.