Gobierno de Piñera se cierra en postura contra Acuerdo de Escazú: «No es conveniente para Chile»
(Foto: EFE)
A+

Esta martes, el canciller de Chile, Andrés Allamand, asistió a la comisión de Relaciones Exteriores del Senado para explicar la posición del gobierno frente al Acuerdo de Escazú, el cual tiene como fecha para su entrada en vigencia el próximo 26 de septiembre con la ratificación de 11 Estados, es decir, en menos de 20 días.

Hasta esa fecha tienen los países de la región para ratificar su suscripción y adherir al primer pacto latinoamericano que busca garantizar acceso a la información, participación y justicia en asuntos ambientales.

Martín Vizcarra: Comisión de Fiscalización insiste en recoger declaración del presidente

La postura de Chile, hasta ahora, se mantenía con cierta incertidumbre luego de que el gobierno de Sebastián Piñera se negara a firmar en septiembre de 2018 argumentando posibles problemas en la soberanía frente a eventuales conflictos territoriales. Esto pese a haber liderado las negociaciones del pacto junto a Costa Rica e incluso después de que el propio Mandatario hiciera un llamado a los países de la región a sumarse al tratado.

Sin embargo, esta tarde el ministro señaló que la posición del Ejecutivo “no ha cambiado. El acuerdo, en opinión del gobierno y como está planteado, es inconveniente para Chile. Esa es la razón por la que hasta ahora no se ha suscrito”. De todas formas agregó que “estamos agotando, en estos días, el análisis de cuatro aspectos que van al fondo del debate”.

Los cuatro focos a los que hace referencia el canciller y que son la estructura del debate al interior de su cartera son: analizar cuál es el contenido de los cambios que el acuerdo traerá en la legislación ambiental chilena; en segundo lugar, cuál es el alcance interpretativo de algunos principios del tratado; en tercer lugar ver la naturaleza de las obligaciones y compromisos a los que Chile se vería sometido si firma y ratifica el acuerdo; y en cuarto lugar, la contingencia judicial, es decir, la posibilidad de que en virtud de Escazú, el país pudiera ser llevado eventualmente a tribunales internacionales.

PUEDES VER | Caso ‘Cuellos Blancos’ se vincula a Lava Jato

Así, el secretario de Estado manifestó que “una decisión de esta naturaleza debe requerir la mejor comprensión de todos los sectores que tienen interés en la materia”, pero agregó que “no quiero que haya ningún margen para una mala interpretación. Yo he dicho que la posición del gobierno no ha cambiado (…) No debe haber espacio para la generación de una falsa expectativa porque los términos son lo suficientemente elocuentes”.

Pese a esto, Allamand aseguró que el gobierno dará a conocer en forma “completa y exhaustiva” el conjunto de los antecedentes que definen su posición. “Se nos pidió que se hiciera un análisis exhaustivo de las consecuencias e implicancias que tiene el tratado y eso es lo que hemos estado haciendo en el último tiempo y particularmente desde que asumí en el cargo de canciller, a eso me comprometí», dijo.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.