Guaidó pide a venezolanos confianza en su hoja de ruta   
A+

CARACAS (EFE).- El jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, reconocido por una cincuentena de países como presidente encargado, pidió «confianza» en su hoja de ruta para desalojar del poder al mandatario Nicolás Maduro, que esta misma jornada insistió en sus acusaciones contra él.

Ayer se cumplieron dos meses desde que el líder de la Cámara se adjudicara las competencias del Ejecutivo ante la «usurpación» que, considera, hace Maduro de la Presidencia. «Les pido su presencia en las calles y un intangible: confianza, no en Juan Guaidó, confianza en ustedes (…) en que lo vamos a lograr», dijo el opositor en un mitin con miles de simpatizantes en el estado de Anzoátegui (noreste).

Guaidó señaló que ha «avanzado» y obtenido «victorias» y aseguró que Maduro está «derrotado».

«Ya está derrotado el anterior Gobierno, nosotros vamos a escribir la historia», añadió al insistir a sus seguidores que deben organizarse para marchar «pronto» al palacio presidencial de

Miraflores, donde espera reclamar una oficina. Pero, pese a su optimismo, Guaidó aún no controla las instituciones del Estado ni ha podido convencer a las Fuerzas Armadas, que en público se declaran defensoras del pensamiento político del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), de darle la espalda a Maduro.

El analista político Dimitris Pantoulos dijo a Efe que en los últimos dos meses Guaidó ha captado más apoyos fuera del país que dentro, donde además ha elevado mucho las «expectativas» de sus seguidores.

ACUSACIONES

El ministro de Información de Maduro, Jorge Rodríguez, acusó ayer a Guaidó de haberse hecho, con ayuda de sus aliados internacionales, con activos y cuentas venezolanas en varios países por el orden de los 30.000 millones de dólares en una comparecencia en televisión.

Rodríguez se refirió a la detención el jueves pasado del jefe del despacho de Guaidó, Roberto Marrero, y mostró varias conversaciones en una red social del teléfono móvil en las que supuestamente quedaban en evidencia las intenciones del opositor.

El propio Maduro secundó estas acusaciones después en un mitin con seguidores en las inmediaciones del palacio presidencial de Miraflores.

«No va a haber payaso, no va a haber títere que pueda con el pueblo de Venezuela (…), la derecha proimperialista y fascista ante el fracaso de sus planes políticos quiere la violencia, quiere la muerte, quiere el terrorismo», afirmó Maduro.

«EL RETORNO A CASA COMENZÓ«

Fabiana Rosales, esposa del jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, llegó ayer a Lima y dijo que su objetivo es llevar el mensaje a sus compatriotas de que «el retorno a casa comenzó».

En una entrevista con Efe, Rosales aseguró que en el mundo ya hay muchos venezolanos que están preparando la maleta para el regreso porque «cada vez están más cerca la libertad».

Puede encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.