Los conservadores españoles admiten errores estratégicos
A+

MADRID.- El opositor Partido Popular español (PP, conservador), fuertemente castigado en los comicios parlamentarios del domingo, admitió ayer errores de estrategia electoral y se reafirmó como la fuerza del «centro derecha» frente a la «extrema derecha» de Vox y los «socialdemócratas» de Ciudadanos.

Los conservadores españoles, que habían endurecido su discurso desde julio de 2018, sufrieron una derrota severa al bajar de 137 a 66 diputados en los comicios, que ganaron los socialistas con 123 escaños (antes tenían 85), aunque éstos tendrán que pactar con otros partidos para poder seguir gobernando.

Buena parte del electorado perdido por el PP votó en esta ocasión a Vox, que entró en el Congreso con 24 escaños, y a Ciudadanos (liberales), que subieron de 32 a 57 diputados.

En el Comité Ejecutivo Nacional del PP, su líder, Pablo Casado, se refirió este martes a esas dos fuerzas como partido de «ultraderecha» (Vox) y de «tránsfugas» y «socialdemócratas» (Ciudadanos) para distinguirse de ellos, informaron fuentes conocedoras de la reunión.

En la rueda de prensa posterior, Casado reconoció que cometió el «error» en la campaña electoral de centrarse en atacar al líder socialista, Pedro Sánchez, y no responder a los que él recibía de Ciudadanos y Vox.

Casado se reivindicó ayer como el líder de la oposición y acusó a esos dos partidos de que Sánchez gobierne, en alusión a la división del electorado entre las tres fuerzas políticas.

Casado, que se define como «liberal conservador», fue elegido líder del PP en julio de 2018 en sustitución de Mariano Rajoy, quien dejó la política tras perder la jefatura del Gobierno frente a Sánchez.

Justo antes de los comicios, Casado había abierto la puerta a que Ciudadanos y Vox entraran en un hipotético gobierno presidido por él a la vista de las encuestas electorales.

En la reunión de este martes, los dirigentes regionales del PP apoyaron el liderazgo de Casado, aunque se mostraron críticos con su línea estratégica y pidieron no alejarse del centro político.

Uno de los líderes más importantes, el presidente de la región de Galicia (noroeste), Alberto Núñez Feijóo, dijo que es el momento de «ensanchar el partido» para volver a ganar las elecciones.

El PP debe ser «un punto de encuentro entre gente que es más de derechas -dijo-, más liberal, más conservadora, más de centro, más reformista, más de centro izquierda…», según Núñez Feijóo.

“PIEDRA A PIEDRA”

Casado admitió que «hace falta reconstruir el partido piedra a piedra» después de unos tiempos «complicados», en alusión a que el PP perdió el Gobierno en una moción de censura ganada por el socialista Sánchez el 1 de junio de 2018 y la derrota electoral del domingo, aunque el partido está «unido y fuerte», aseguró.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.