Reino Unido enfría posibilidad de acuerdo con la Unión Europea
A+
El ministro británico de Exteriores, Philip Hammond, indicó hoy (martes) que el acuerdo con Bruselas sobre un nuevo encaje del Reino Unido en la Unión Europea (UE) podría no estar listo para el Consejo Europeo de febrero.

A pesar de que el primer ministro, el conservador David Cameron, se ha mostrado confiado en las últimas semanas en que Londres y sus socios comunitarios pueden cerrar un trato para esa fecha, Hammond dijo en el Comité para la UE de la Cámara los Lores que sería «inapropiado» establecer el Consejo Europeo como límite para las negociaciones.
«Debemos reconocer el hecho de que la Unión Europea tiene un par de asuntos más en su agenda», dijo Hammond, para quien «es mucho más importante lograr un buen acuerdo que hacerlo rápido».
«La negociación es la principal prioridad en la agenda europea del Reino Unido, pero me temo que no está en el primer puesto de la agenda de Europa, y es justo decir que tampoco lo está en la agenda de ninguno de nuestros socios, quizás con la excepción de Irlanda», afirmó el diplomático.
«Sería inapropiado y poco sabio por nuestra parte tratar de presionar para que nuestros problemas pasen por delante de otros asuntos que el resto de Estados miembros consideran más urgente discutir en el Consejo de febrero», añadió Hammond.
Cuestionado sobre la fecha en la que se convocará el referéndum sobre la salida del Reino Unido de la UE, que Cameron se ha comprometido a organizar antes de 2017, el político conservador señaló junio como un momento propicio si las negociaciones con Bruselas se cierran en las próximas semanas.
«Si logramos cerrar un trato en febrero sería posible hacer el referéndum en junio», adelantó el ministro de Exteriores, para quien «si el acuerdo no se hace en febrero sería más difícil y, ciertamente, si no está hecho para marzo, sería imposible».
Hammond admitió que su Gobierno aspira a convocar la consulta durante 2016 para no interferir con las elecciones previstas el próximo año en Alemania y Francia.
«Tenemos muy presente el hecho de que hay importantes elecciones en Alemania y Francia en 2017 y que, si esto no se puede resolver durante 2016, habría que pensar con mucho cuidado sobre cómo las realidades de esas campañas electorales interactuarían con este debate», reflexionó.
Cameron y la canciller alemana, Angela Merkel, mantuvieron anoche una conversación telefónica en la que ambos constataron que ha habido progresos para conseguir las reformas que reclama Londres en la Unión Europea.
Ambos líderes coincidieron no obstante en que todavía hay trabajo por delante para dar respuesta a los cambios que ha puesto sobre la mesa el Gobierno británico, especialmente en materias de competitividad e inmigración. (EFE)