Reino Unido expulsa a 23 diplomáticos rusos
A+

LONDRES. Reino Unido expulsará a 23 diplomáticos rusos, la más dura medida de este tipo desde la Guerra Fría, en respuesta a un ataque químico contra un ex doble agente ruso en Inglaterra del que la primera ministra británica, Theresa May, culpó a Moscú.

El miércoles, May apuntó firmemente su dedo acusador contra el presidente ruso, Vladimir Putin, mientras detallaba las represalias en el Parlamento.

May dijo que los 23 diplomáticos, identificados como agentes de inteligencia no declarados, tienen una semana para irse y que la capacidad del espionaje ruso en Reino Unido quedará dañada en los próximos años.

También anunció que podría congelar activos estatales rusos que representen una amenaza a la seguridad y nuevas leyes para enfrentar la actividad de estados hostiles.

Asimismo, indicó que Reino Unido revocará una invitación al ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, para que visite el país y suspenderá los contactos bilaterales de alto nivel planeados entre Londres y Moscú. En lo referente al Mundial, que albergará Rusia en junio y julio, afirmó que no acudirán ministros ni miembros de la Casa Real.

May había dado de plazo a Moscú hasta la medianoche del martes para explicar cómo llegó a usarse el agente neurotóxico Novichok, de fabricación soviética, en las calles de Salisbury, exigiendo saber si el responsable era el Estado ruso o había perdido el control de partidas de la peligrosa sustancia, sin obtener respuesta.

La única conclusión posible es que el Estado ruso estuvo detrás del intento de asesinato de los Skripal y del daño que sufrió Nick Bailey, un oficial de policía que está grave tras haber sido expuesto al agente neurotóxico, declaró May. “Esto representa un uso ilegal de la fuerza por parte del Estado ruso contra Reino Unido”, dijo.

“Muchos miramos con esperanza a la Rusia postsoviética. Queríamos una mejor relación y es trágico que el presidente Putin haya elegido actuar de esta manera”, añadió May.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso señaló que Moscú responderá con rapidez a las medidas británicas, que fueron adoptadas con “fines políticos cortos de miras. El gobierno británico ha escogido la confrontación con Rusia”.

Moscú niega cualquier implicación en el ataque contra el exespía Sergei Skripal y su hija Yulia, que están hospitalizados en estado crítico desde que fueron hallados inconscientes el 4 de marzo en un banco de Salisbury, en el sur de Inglaterra.

MUESTRAS DE APOYO

Reino Unido, que recibió muestras de apoyo de Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN, indicó que intentará coordinar una respuesta internacional al ataque. La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que se toma en serio las pesquisas británicas, mientras que un portavoz del gobierno francés señaló que París está esperando las pruebas antes de decidir si se solidariza con Londres.